SER FELIZ con Sergio Valdivia

El éxito en su hogar · Revista Digital (Ezine)
del Desarrollo Personal

La revista especializada más leída del mundo. Distribuida a los cinco continentes.
La edición digital se distribuye desde el 10 de junio de 1999.

Ir a inicio sitio web Ir a revistas anteriores

No podemos dar de baja directamente.

Por favor, si eso es lo que desea, teniendo abierta esta publicación en su correo, PULSE AQUÍ. Y quedará inmediatamente retirado o retirada, no recibiendo más nuestra Revista, las enseñanzas y ofertas.

Escríbenos a contacto @ serfeliz. net

Para suscribirse y recibir la revista por email: clic aquí.

Toma cinco minutos de tu tiempo y léela hoy. Tu vida puede cambiar muy favorablemente.

CIRCULO ALEPH
Revista digital gratuita con temas de desarrollo personal, liderazgo, autoestima, prosperidad, felicidad y temas afines.
Permitida la reproducción citando la fuente.
"Ser Feliz" no tiene una orientación religiosa ni política determinada.
Creador y Editor: Prof. Sergio Valdivia Correa.

Número 386

Contenido

Editorial

¿Te ha castigado la vida alguna vez?

23 cosas que toda mujer debería dejar de hacer y ser feliz

Comparte esta revista con tus amigos.
¡Ayúdame a ayudar!
Regala calidad de vida.

Editorial

El valor de una vida se mide por las vidas que toca.

Sergio Valdivia CorreaCasi tragicómico me han parecido algunas situaciones que he observado en la vida.

Muchas personas repiten una y otra vez el mismo patrón que las hace infelices. Las situaciones se le repiten sin tener, al parecer, control de sus vidas. La vida es mala conmigo, piensa alguien. Es sorprendente y revelador darse cuenta que la mala suerte no existe, sino que es una reacción inadecuada ante las otras personas y ante las situaciones de la vida. Es algo que todos pueden cambiar y conseguir tener “mucha buena suerte” en adelante.

A lo largo de mi vida, que por cierto, ya es bastante larga, he visto a tantas mujeres cuando llegan a cierta edad lamentarse de sus dolores de espalda, de columna. Muchas sufriendo de sus pies. Y todo porque durante años usaron tacones o tacos que desplazaron su centro de gravedad, provocando deformaciones en el esqueleto que no está preparado para una distribución de peso que se cambia al caminar empinadas hacia adelante. Una mujer pequeña se seguirá viendo pequeña con los tacos y demostrando que se avergüenza de su cuerpo. Y, increíblemente, mujeres altas también usan tacones. Tampoco se aceptan como son. Y cuando son jóvenes, no le dan importancia a este accesorio porque todavía no están sufriendo.

Hay muchos hábitos de las mujeres que llevan infelicidad a sus vidas. Prueba de cambiar algunos y seguro que serás más feliz.
La felicidad es un estado producto de tener buenos hábitos y buenas maneras de reaccionar ante el mundo.

Sergio Valdivia
Escríbeme a correo
twitter: @sergiovaldivia
www.facebook.com/sergio.valdivia.correa

 

Instituto CIRCULO ALEPH te apoya en tu proyecto
de una vida más exitosa

Si vives en Chile, ya es el momento de desarrollar tus capacidades y de ser todo lo que puedes ser. Te ofrecemos un completo programa de cursos presenciales con enseñanzas y prácticas fáciles de aplicar y de resultados inmediatos.

Días y horarios de  cursos: aquí


Atención especial para alumnos del extranjero: www.circuloaleph.com/chile

¿Te ha castigado la vida alguna vez?

¿Te ha castigado la vida alguna vez?La felicidad es más que una euforia. No es una emoción pasajera producto de un entusiasmo del momento. Ser feliz es un estado interior, una manera de amarse y una forma de apreciar la vida y sus circunstancias.

www.serfeliz.net

Por esta razón a muchas personas les cuesta mucho sentir esa felicidad, salvo momentos esporádicos. ¿Es tu caso? Cuando se vive en un estado de felicidad, se atrae lo positivo de manera mágica. ¿Cuál es la magia? La gente te ve sonreír y tiende a tener actitudes positivas contigo. Tu mente está más alerta a las oportunidades favorables para ti y te parece estar a menudo en el lugar y en el momento justo para mejorar tu vida.

Sin embargo, es posible que te encuentres en la situación de muchos que sienten que no pueden ser plenamente felices porque la vida los castiga habitualmente. Una y otra vez se suceden acontecimientos, con distintos nombres y circunstancias y con un denominador común, que causan molestias y desagrados. La mala suerte parece ensañarse.

Si las condiciones laborales desagradan, decides cambiarte de empleador, para encontrarte luego en situaciones similares o peores que en el trabajo anterior.

Si tuviste una crianza desagradable, tal vez te cases con una persona que repite los mismos patrones de conducta.

Si tienes una mala experiencia con cierto tipo de personas que reacciones de determinadas maneras, justo te encuentras con sujetos similares en diferentes momentos de tu vida.

Así es muy difícil permanecer en un estado de felicidad y parece cumplirse un dicho popular: “No rías mucho hoy, porque mañana vas a llorar”.

La vida está hecha para aprender. Y si se te repiten ciertos patrones o situaciones, es porque tú todavía no has aprendido a tener una reacción distinta frente a determinadas circunstancias.

Si responsabilizas a los demás de lo que te sucede, estás entregando el mando de tu vida a los otros. La verdadera causa de tus molestáis no está en los otros, ni en los hechos, sino que en la manera como tú reaccionas ante esos hechos.

Es posible que no puedas cambiar a las personas ni a las condiciones que te ordenan, pero sí puedes cambiar el modo como tú los enfrentas, cómo reaccionas y las alternativas que buscas en tu vida para superarlos, rodearlos, traspasarlos o dejarlos en el pasado.

La ira y el rencor te atan y encadenan al pasado. Es sólo tu responsabilidad. No merecen las personas que te hayan hecho daño que te encadenes a ellas y tú no mereces tratarte mal y dejar que el rencor y la rabia amarguen tu vida futura.

Aprende a quererte y valorarte más, a tener una actitud mental más constructiva y busca maneras mejores de reaccionar ante hechos que te han molestado.

Piensa también que quienes actúan de manera agresiva o incorrecta, no lo hacen especialmente por ti ni para ti. Lo hacen porque no saben cómo hacerlo diferente, porque nunca aprendieron a superarse y descubrir mejores maneras de relacionarse con los otros. Si no eres tú, reaccionarán igual con otras personas. No eres tú el objeto exclusivo de sus reacciones; no eres tú, ellos son así, por ahora.

¿Cuál es tu experiencia en este tema?

Sergio Valdivia Correa

23 cosas que toda mujer debería dejar de hacer y ser feliz


23 cosas que toda mujer debería dejar de hacer y ser felizUsualmente las mujeres buscamos la perfección en nuestras experiencias, relaciones y todo lo que nos rodea. Es precisamente en esta tarea aglutinante que empezamos a perder el timón de la felicidad. Por ello, te presentamos qué debes soltar en tu vida para vivirla alegremente.

www.serfeliz.net

Ser una mujer feliz es posible, siempre y cuando dejes de lado ciertas manías que te presentaremos a continuación.

Ser feliz no es tarea complicada. A veces la peor enemiga de una mujer, termina siendo una misma, al caer en nocivas y negativas costumbres. Te contamos a continuación qué cosas y pensamientos deberías erradicar de tu vida para ser feliz.

El HuffPost Women hizo una lista de las cosas que toda mujer debe dejar de hacer para poder hallar su felicidad y estas son:

Pedir disculpas por todo. Según diversos estudios, las mujeres pedimos perdón por todo y mucho más que los hombres. Nos parece muy bien asumir la responsabilidad de un error que hemos cometido u para disculpar cada abrupto o petición que hacemos con un “sorry” o “disculpe”. Tenemos derecho a nuestras propias preferencias y decisiones.

Decirle que sí a todo el mundo. Sí, es una respuesta más que honesta, una respuesta para quedar bien. Para terminar siendo las heroínas, aunque eso implique hacernos un mundo completo. Debemos aprender a decir no, con elegancia y comidad, “yo creo que no…” y la gente tiene que respetar ello.

Decirte no a ti misma. Muchas mujeres gastan mucho tiempo decidiendo una cosa que no pueden hacer, o no deben hacer, o no se sienten capaces de hacer. Debemos dejar de lado las inseguridades y tomar las riendas de nuestra vida.

Ver la comida como un enemigo. Acostumbradas a vivir ‘en línea’ y siempre en dieta, porque te salió un rollo u porque el verano está a la vuelta de la esquina, es una lucha desgastante.

Debemos saborear ese plato que tanto nos gusta o ese postre que nos tiene antojadas hace meses. Deja de temerle a la comida, que el único daño es el que te haces tú misma censurándote tanto.

Criticar tu cuerpo. Debemos dejar de pensar que estamos horribles, punto. Qué importa si estás un poco subidita de peso, o llegas a las justas al 1.60. Eres única y especial. Eres hermosa como eres.

Sentirte extraña ante un nuevo reto profesional. Los hombres no suelen hacerlo, pero sí las mujeres, que solemos dudar si merecemos nuestros éxitos. Debemos enfrentar nuestras glorias y sentirnos contentas con nuestros logros, desde ese nuevo trabajo, ese ascenso, ese título, ese reconocimiento público, que tanto te costó y lo has logrado.

Quitar las etiquetas de cada foto en la que, según tú, no te ves bonita. Es normal que tu foto de perfil en Facebook sea una en un buen ángulo, pero no te aloques revisando si en todas las fotos que te etiquetan sales bonita o no. Tómalo con calma, una foto no debe definir cómo debes sentirte.

Comparar tu vida real con la vida ‘virtual’ de otras personas. Puede que ver las fotos de una excompañera de la escuela o de tu trabajo anterior, en unas magníficas vacaciones de verano en algún mar del Caribe, te cause algo de envidia; pero tú también puedes construir gratos momentos para compartir de tu vida.

Quedar pegada a reproches o sentimientos de culpa. “Estoy en contra del arrepentimiento”, dijo Lena Dunham en el New Yorker Festival de 2012. Estas dos emociones solo sirven para atormentar a una persona, así que evítalas si quieres ser feliz.

Usar tacones todos los días. A todas nos encanta un precioso par de zapatos de tacón, pero ir cómodas por la vida, no solo hará que sea mucho más agradable ir al trabajo, sino que hará que nuestros pies y nuestro ánimo estén contentos.

Juzgar la vida sexual de otras mujeres. Ninguna mujer merece ser criticada porque se acuesta con tal persona o muchas personas.

Juzgar su sexualidad es privarla de su propia libertad.

Juzgar tu propia vida sexual. Nadie tiene por qué saber cuan activa o no es nuestra vida sexual y ello no define como eres ante el resto. Usualmente, es algo que nos importa mucho más a nosotras mismas que a los demás.

Intentar ser quien no eres. Quizá haya mujeres con el gen “zen”, pero si no eres de ellas y estás al borde del colapso porque estás estresada o ajetreada, deja de pelear contigo misma y asúmete tal y cual eres.

Tenerle miedo a que te llamen “loca”. Por miedo a que nos planten la etiqueta de 'locas' hace que las mujeres nos callemos más de la cuenta. Y, al fin y al cabo, todo el mundo tiene una pizca de locura en su interior, así que deja de hacerte líos por eso.

Buscar diagnósticos en Internet. Si crees que algo anda mal con tu salud, ve al médico. Y deja de suponer que lo que alguien le pase en internet, también te sucede a ti. Deja de idear cosas y anda al médico y sácate las dudas.

Temer que tu vida no se parezca a Pinterest. Es muy probable que hacer esa estantería flotante que tanto nos ha gustado u el aperitivo de huevo y palta nunca nos saldrá como quisiéramos pero alégrate con lo que logres y que eso sea suficiente.

Tenerle miedo a la soledad. Deja de obsesionarte pensando que nunca vas a encontrar el hombre de tu vida, porque hay otras cosas en qué también ocuparte. Recuerda: “la relación más profunda que vamos a tener en nuestra vida es con nosotros mismos”, dijo en una ocasión Shirley MacLaine.

Estar en una relación por el simple hecho de tener pareja. Si tenemos terror a estar solas, lo peor que podemos hacer es mantener una relación sin quererlo de verdad. Atarse a una persona por quien no se siente mucho amor o país te hace y te hará infeliz siempre.

Desaprovechar tus días de vacaciones. En serio, nadie va a morirse porque no contestes el celular o revises tus correos corporativos. Si te tomas vacaciones, hazlo en serio.

Mantener amistades tóxicas. Hay que eliminar a los malos amigos de nuestras vidas cuanto antes. Solo lograremos que nos humillen o pongan en negativo todo nuestro alrededor.

Pasar tiempo con algunas personas solo por ‘obligación’. No hay ninguna necesidad de estar pegado a una persona solo por cortesía o porque fue la primera persona que te habló en la escuela. Hay que tener claro con quién queremos estar y no sentirnos mal por eso.

Avergonzarte de tus intereses. Si no eres la típica chica que le gustan las canciones de moda y te gusta canciones más rebuscadas o te apasiona el fútbol en lugar del vóley, ¡está bien!. Defiende tus gustos y siéntete feliz con ellos. Son tuyos, de nadie más.

Establecer ‘plazos’ a los eventos más importantes de tu vida. No pretendas planear de forma meticulosa cuándo vas a enamorarte, a tener hijos, a conseguir el trabajo de tus sueños. Vive cada etapa con pasión y con la garantía que es tu vida; además, que sabrás vivirla a tu tiempo y a tu manera.