SER FELIZ con Sergio Valdivia

El éxito en su hogar · Revista Digital (Ezine)
del Desarrollo Personal

La revista especializada más leída del mundo. Distribuida a los cinco continentes.
La edición digital se distribuye desde el 10 de junio de 1999.

Ir a inicio sitio web Ir a revistas anteriores

No podemos dar de baja directamente.

Por favor, si eso es lo que desea, teniendo abierta esta publicación en su correo, PULSE AQUÍ. Y quedará inmediatamente retirado o retirada, no recibiendo más nuestra Revista, las enseñanzas y ofertas.

Escríbenos a contacto @ serfeliz. net

Para suscribirse y recibir la revista por email: clic aquí.

Toma cinco minutos de tu tiempo y léela hoy. Tu vida puede cambiar muy favorablemente.

CIRCULO ALEPH
Revista digital gratuita con temas de desarrollo personal, liderazgo, autoestima, prosperidad, felicidad y temas afines.
Permitida la reproducción citando la fuente.
"Ser Feliz" no tiene una orientación religiosa ni política determinada.
Creador y Editor: Prof. Sergio Valdivia Correa.

Número 321

Contenido

Editorial

Las críticas sin fundamentos

Dejar de criticar

Criticar o no criticar

Testimonios

Comparte esta revista con tus amigos.
¡Ayúdame a ayudar!
Regala calidad de vida.

Editorial

El valor de una vida se mide por las vidas que toca.

Sergio ValdiviaHay gente que es tan sensible a las críticas que prácticamente no se les podría hacer ninguna observación sin que se ofendan o sientan que tienen que defenderse. Incluso, hay muchos que toman ciertos comentarios como críticas.

Como la crítica generalmente pone a la gente a la defensiva, es mucho mejor no hacerlas. Aprender a hacer observaciones y comentarios sin hacerlos aparecer como una crítica frontal es todo un arte. No siempre se puede lograr: a veces es necesario hacer directamente ciertas correcciones.

No está demás aprender sobre el tema. Saber cómo evitar las críticas, como hacerlas si es necesario y también, aprender a recibirlas.

De todo este crítico tema trata la revista de hoy. Por si acaso... ¡no es nada personal! :-)

Buenas noticias: En Concepción, Chile, Av. Aníbal Pinto 345, Librería Studio, pueden encontrar todas mis grabaciones. También en Copiapó, Chile: Fraga 1216, tel 21 42 09.

Ayudemos a que más personas sean más felices dando a conocer tu revista "Ser Feliz". Es una excelente manera de cooperar con esta misión de llevar más calidad de vida al mundo.

Foto: Con Alejandro González de Copiapó.

Sergio Valdivia
Escríbeme a correo
twitter: @sergiovaldivia
www.facebook.com/sergio.valdivia.correa

Instituto CIRCULO ALEPH te apoya en tu proyecto
de una vida más exitosa

Si vives en Chile, ya es el momento de desarrollar tus capacidades y de ser todo lo que puedes ser. Te ofrecemos un completo programa de cursos presenciales con enseñanzas y prácticas fáciles de aplicar y de resultados inmediatos.

Días y horarios de  cursos: aquí


Atención especial para alumnos del extranjero: www.circuloaleph.com/chile

Las críticas sin fundamentos

www.serfeliz.net

Son tantos los miles de estudiantes que pasan por nuestro querido Instituto Circulo Aleph, del cual soy su fundador, que es lógico que cada cierto tiempo uno escuche comentarios errados sobre él. Sin embargo, esta vez aprovecharé para compartir contigo una reflexión que puede servirte mucho.

Lo último que escuche fue a una persona, llamémosle Hugo, quien dijo: “lo malo que ustedes es que son puramente mentales”. Al preguntar de dónde sacó es conclusión, me entero que nunca ha estado en el instituto y que sus comentarios se basan en lo que le dijo alguien que pertenecía o había pertenecido al Círculo Aleph.

Sin duda que Hugo comentará esto mismo a otras personas propagando esta idea. Desde luego que en el Instituto, que da una enseñanza holística, estamos lejos de ser “puramente mentales”.

Hay mucha gente que afirma algo falso o parcial o sesgado o discutible o controvertido de otra institución o persona. Lo comenta a quien quiera oírle y lógicamente su interlocutor estará de acuerdo con criticar lo que se le presenta de esa manera. Se sembrará y se propagará rápidamente comentarios negativos.

¿Por qué hay tantas personas que actúan de esta manera? Es fácil afirmar algo controvertido y luego compartir críticas negativas. Si yo digo, los “lomitenses” son todos unos ebrios y vagos (de un supuesto país llamado “Lomito”) me será fácil encontrar gente que estará de acuerdo conmigo en que es un país donde no vale la pena vivir.

La gente actúa así por inmadurez. Al no tener la fortaleza para enfrentar sus propios errores en la vida, buscan errores en los demás para criticar. Y si no los encuentran, los inventan. Hay dos consecuencias graves de esta situación.

Primero, es fácil poner oídos a gente así y contribuir, sin darse cuenta, a propagar falsedades, calumnias o críticas destructivas. Esto, al poco tiempo, se vuelve contra las propias personas que emiten este tipo de pensamientos.

Segundo, ser inmaduro es cómodo, fácil y se puede caer en esa actitud sin darse cuenta. Es decir, nadie dice “soy inmaduro y he decidido propagar mis actitudes inmaduras”. Obviamente, nadie se va a reconocer como tal. Muchas veces el luchar por estar arriba a costa de bajar a los demás es una actitud inconsciente, producto de una baja autoestima. Y nadie es culpable de tener baja autoestima. Simplemente alguna vez la adquirió.

Hay que darse cuenta si uno tiene ese tipo de actitudes porque es la única manera de crecer y madurar como persona. En general, si no tienes algo bueno que decir de alguien, es mejor cerrar la boca. Antes de criticar, es mejor conocer bien, preguntar e informarse lo mejor posible. Si quieres conocer a alguien, comunícate directamente con esa persona. Si quieres conocer una organización, participa activamente en ella y pregunta mucho.

A propósito, enseñamos que este trabajo sobre sí es una cuestión de cambio de actitud mental. El poder está en uno afortunadamente. No hay que ir a comprarlo ni pedírselo a nadie.

Todos tenemos una mente poderosa. Pero también enseñamos que los cambios hay que realizarlos con pasión, con emoción y sentimiento. Las emociones no deben ni pueden estar ausentes de nuestra vida, sólo que hay que aprender a ser inteligente también en lo emocional y cultivar las emociones y sentimientos positivos.

¿Y se pueden controlar las críticas erradas y negativas que los demás hagan? No, sería una tarea inmensa que ocuparía mucho tiempo y que no vale la pena acometerla. Es mejor seguir adelante con confianza en sí mismo, con apertura de mente para estar siempre aprendiendo y tratar de ser un poco mejor cada día en las actitudes, pensamientos, sentimientos y acciones.

No sé si los “lomitenses” tendrán esta sabia actitud.

Sergio Valdivia

Curso y prácticas de autohipnosis

Curso y prácticas de autohipnosisDesarrollado por Sergio Valdivia en 1971..

Guía a la persona a través de una enseñanza muy fácil de entender a hacerse sesiones de reprogramación mental. Esto permite cambiar conductas, hábitos, condicionamientos, bloqueos, traumas, miedos, prejuicios, etc.

Cada persona es el producto de su imagen mental. Cambiándola usted se transforma completamente. Construye una personalidad triunfadora, exenta de limitaciones.

www.circuloaleph.com/editorial/ah.htm

Dejar de criticar

www.serfeliz.net

• ¿Te crees perfecto?. Enhorabuena. Ya tiene una muy buena razón para ser generoso con los demás -a los que Dios o la naturaleza no les han dotado de tanta perfección.

• No eres perfecto... pues un poco de humildad y comprensión hacia los demás... ¡los humanos no somos perfectos!. ¡deja de criticar y sé comprensivo!

Cuantos textos y dichos populares nos advierten sobre la costumbre de criticar a los demás. Y no escarmentamos. La Biblia: "El que esté libre de pecado que tire la primera piedra". O no digamos el refranero popular español: "Se ve antes una legaña en el ojo ajeno que una viga en el propio". Pero el caso es que no paramos de tirar piedras y de ver legañitas en ojos ajenos.

Es muy fácil caer en el error de criticar a los demás. A nuestros hijos, nuestra pareja, nuestros vecinos, nuestros compañeros de trabajo... Las personas somos diferentes. Ni mejores, ni peores. Ha sido la diversidad uno de los factores que ha hecho progresar a la humanidad. Aceptar y respetar la diversidad es un acto de inteligencia suprema.

Hágalo de forma egoísta. Cuanta más generosidad y tolerancia practique, más capacidad intelectual tendrá su cerebro. Criticar es un factor importante en la escala de pensamientos negativos que nos perjudican psíquica y físicamente, según la psiconeuroinmunologia.

Pasamos horas en analizar con detalle los defectos de los demás.

Es un tiempo precioso que podríamos emplear en observarnos a nosotros mismos y combatir esos mismos defectos. Si vas a criticar a alguien practica el "pensamiento opuesto". Analiza de forma honesta, sincera y valiente ese mismo defecto en ti. Tu mente adquirirá mayor grandeza si la empleas en autoanalizarte y en tratar de superar tus propios defectos.

Criticar, obstáculo para las buenas relaciones humanas

A veces, cuando una persona critica en nuestra presencia a un tercero, nos vemos identificados con la persona criticada, nos molesta. También pensamos que esta actitud prepotente del crítico no nos librará de criticas a nosotros con otras personas. El que critica frecuentemente, va adquiriendo mala imagen.

Dale Carnegie daba el siguiente consejo: "Hable usted de sus propios errores antes de criticar al prójimo". Cuando llame la atención a su hijo por algo, piense en lo que hacía usted a su edad. Comience diciéndole: "Yo también a tu edad hacia lo mismo, incluso peor que tú...". Es muy sabio aplicar el dicho "Antes de que digan, digas", esto es, nos indica que es mejor adelantarse a los demás en explicar los defectos propios.

Piense en cómo hemos reaccionado nosotros mismos ante las críticas. Si no tiene mala memoria recordará que hemos reaccionado, en el mejor de los casos, a la defensiva o autojustificándonos; en el peor de los casos, atacando los defectos de la persona que critica. Recuerde ahora como ha reaccionado ante una alabanza generosa. Probablemente ha intentado actuar para merecerla realmente. Practique el arte de la tolerancia, la comprensión, la generosidad... le conviene.

Piense en política. Lo que diferencia a une estadista de un simple político es la capacidad para ceder y llegar a acuerdos de estado en beneficio de una nación. El estadista invita a la oposición a "apuntarse el tanto" a pactar y avanzar en temas importantes para un país. Es imposible que un estadista moderno emplee la crítica ácida y descalificadora con su adversario político.

Piense en la empresa. Los grandes empresarios son generalmente grandes líderes, personas capaces de motivar a cientos o a miles de personas, de hacer equipos, de entusiasmarles e ilusionarles con sus objetivos y ganar la dura batalla de la competencia. No critican, alaban, motivan. Criticar es una pérdida de tiempo y de dinero. Saben muy bien que la productividad crece con la motivación.

Para terminar otro refrán español: "Mayor gloria se alcanza defendiendo que acusando".

Actividades propuestas:

Primer día: Lleve una pequeña libreta de bolsillo con un lápiz. Apunte todas la veces que su pensamiento se ha inclinado en criticar a alguien con una palabra que sintetice la crítica en cuestión. Por la noche escriba, las veces que usted ha caído en lo que ha sido objeto de la crítica en cuestión. Por ejemplo, si reprocha a su pareja que gasta en exceso, apunte las veces que se ha excedido en su presupuesto o ha hecho gastos inútiles.

Segundo día: Alabe sinceramente a personas a las que ha criticado. Observe su reacción y comportamiento.

www.euroresidentes.com

Criticar o no criticar

www.serfeliz.net

Hacer y recibir críticas

¿Quién interpreta las críticas como una oportunidad, como una información útil que puede ayudarnos a mejorar? O, dicho de otro modo, ¿no somos mayoría quienes ante las críticas nos sentimos atacados y accionamos nuestros mecanismos de defensa, en lugar de escuchar, reflexionar y extraer lo que de positivo pueda aportar la crítica que nos hacen? Efectivamente, algunas preguntas nos desnudan impúdicamente, en la medida que revelan graves limitaciones que, de puro interiorizadas, nos parecen inabordables. Pero no podemos resignarnos, hay mucho que hacer, también en el ámbito de saber encajar las críticas y saber formularlas.

Tendemos a distinguir entre las constructivas y las que no lo son, pero una crítica, independientemente de la intención con que se emite e incluso de su propio contenido, ofrece una opinión distinta a la nuestra, un punto de vista discrepante sobre lo que hacemos o pensamos. Y, por ello, nunca carece de interés y puede ser metabolizada positivamente, ya que podemos interpretarla como una información que sirve como contraste con nuestros planteamientos. Parece obvio que nos resultará tanto más fácil asimilar las críticas cuando mejor sepamos formularlas nosotros. Son dos habilidades sociales, tan difíciles una como otra, que nos ayudan a entender a los demás y a conocernos mejor. Siempre hay en quién fijarse: personas que saben criticar sin acritud, crispación o tensiones innecesarias, generando en cambio un ambiente tranquilo, racional y tolerante en el que las ideas se confrontan pacíficamente. Muestran una actitud de respeto y comprensión hacia las actitudes y comportamientos ajenos. E incluso ante hechos intolerables que requieren una crítica severa y rotunda, saben criticar con rigor, riqueza de matices y sentido de la medida.

Cuando nos toca criticar

Una de la habilidades sociales que más conviene aprender es el manejo de la crítica, a la hora de hacerla y de recibirla, ya que es una estrategia básica para solucionar problemas y conflictos interpersonales.

Y seamos conscientes de que las propuestas de cambio pueden ser acogidas con desagrado. El ser humano es un animal de costumbres, y uno de sus mecanismos más automatizados el de la resistencia al cambio. Procede, por tanto, planificar una secuencia que facilite la aceptación de la crítica. En primer lugar, definamos el objetivo, clarifiquemos nuestro comportamiento y calculemos cómo hacer la crítica, la forma o modo en que la presentaremos. Después, describamos la conducta o situación que deseamos criticar, expresándonos con mensajes en primera persona: son nuestras opiniones, ni más ni menos.

Posteriormente, podemos sugerir o solicitar los cambios, que enunciaremos de modo claro y preciso. Por último, si procede, elogiemos los cambios prometidos o puestos en marcha valorando el esfuerzo que han requerido de nuestro interlocutor, y agradezcamos la atención que ha merecido nuestra petición. De todos modos, esta secuencia debe adaptarse a las personas y al contexto en que realizaremos nuestra crítica.

Quien bien critica no ofende y todos tenemos derecho a exponer nuestras opiniones. Asegurémonos de que nuestras críticas se basan en hechos objetivos y contrastados, porque un error de matiz puede echarnos abajo toda la argumentación. Centrémonos en lo fundamental, no pretendamos abordar todos los detalles, y dirijamos la crítica siempre a comportamientos o actitudes concretos. No descalifiquemos al individuo, sino a lo que ha hecho o dicho, y seamos claros, concretos y específicos, evitando generalizaciones, etiquetas y vaguedades. Si mientras exponemos nuestra crítica surjan obstáculos, estudiémoslos y seleccionemos las habilidades de comunicación, verbales y no verbales, apropiadas para la ocasión. Hacer críticas constructivas (resultando útiles, no hieren innecesariamente) y estar dispuestos a recibirlas equivale a asumir que sobrevendrán situaciones tensas y que tendremos que articular esas habilidades de comunicación que hemos ido aprendiendo. No eludamos estas situaciones, porque son oportunidades para fortalecer nuestra relación interpersonal, mejorando el conocimiento mutuo y fortaleciendo nuestra autoestima.

Cuando toca recibir las críticas

Recibir una crítica es disfrutar de una oportunidad para aprender. Escuchemos con atención y agradezcamos esta información que nos puede servir para mejorar como padres, como amantes, como compañeros de trabajo, como estudiantes, como amigos, como hijos..., en fin, como seres humanos que viven permanentemente interrelacionados. No somos perfectos, todos sufrimos problemas y dificultades que a veces nos bloquean o nos conducen a distorsionar la realidad, haciendo que nuestras conductas no sean las más apropiadas ni las que nosotros quisiéramos. No tengamos miedo a reconocer nuestros errores, ya que sólo así aprenderemos a afrontarlos y a mejorar nuestra manera de ser y nuestra calidad de vida. Y tengamos presente que quien no comete fallos quien nada hace, nada arriesga o, peor aún, quien no se responsabiliza de lo que hace. Los errores, asumámoslo, forman parte de cualquier aprendizaje. Y que alguien nos los recuerde o reproche forma parte de la normalidad cotidiana, así de sencillo

Cómo afrontar las críticas:

• Escuchando atentamente.

• Mostrando nuestro acuerdo total o parcial con lo que nos dicen y agradeciendo la aportación que siempre supone una buena crítica.

• Comprometiéndonos a rectificar lo que entendamos y reconozcamos mejorable, o, si lo necesitamos, solicitando alternativas a nuestro interlocutor

• Expresando nuestros sentimientos (algunas críticas sientan mal, porque nos parecen exageradas o incorrectamente enunciadas), distinguiendo siempre el fondo de la crítica de la forma en que nos ha sido presentada.

• Negando con asertividad (sin herir al otro ni crearle incomodidad) las imputaciones que creemos improcedentes o inadecuadas.

"La Revista Consumer"

Testimonios

Revista Ser Feliz es para compartir con familiares y amigos.

Encontré interesante y novedoso que el tener esta alternativa, pues creo que me servirá a título personal y también en lo profesional, pues soy Jefa de Gabinete Técnico de un colegio Técnico Profesional que imparte 3 especialidades Administración, Dibujo Técnico y Atención de Párvulos y una de las falencias es precisamente toda el área de desarrollo personal y nos hemos proyectado para el 2007 de tal forma que los alumnos tengan en 1º y 2º medio horas destinadas a desarrollo personal, pues de esta forma llegarán en mejores condiciones a 3º medio que es donde comienzan con los módulos correspondientes a cada especialidad. Yo los encontré buscando en Internet el tema de desarrollo personal. y a título personal es un tema muy interesante en el proceso de crecimiento personal

Fanny Cárdenas Soto, Limache, Chile.


Me gusta el material que ustedes editan tanto que yo como psicólogo lo recomiendo a mis estudiantes y compañeros de trabajo en la labor de aula a los padres y personas que desean superarse en la vida.

Orlando Quesada, Guapiles, Costa Rica.


Soy docente en una universidad venezolana donde trabajo con desarrollo personal, me gustaría recibir información para compartir con mis alumnos. Gracias.

Teresa Ruth Schacher, Maracay, Venezuela.


Revista Ser Feliz es un regalo que se aprecia.

Me gustó mucho su revista, mi amigo me envió una copia y quiero recibirla si no hay inconveniente. Saludos.

Gonzalo Ramírez, Phoenix, Arizona , U.S.A.


Me interesa mucho mi ascensión personal, los temas relacionados con la prosperidad y una amiga me mando el mail recomendándome el sitio. La lectura del artículo sobre los hijos adolescentes me ayudó y decidí suscribirme.

Gabriela Guayama, Mendoza, Argentina.


La Revista ofrece muchos artículos muy interesantes.

Ahora mismo estoy viviendo una experiencia muy desgarradora, y me gustaría recibir alguna información que me pueda aliviar en mis emociones y vivencias actuales.

Ante todo mi estado de confusión es tal y mi irremediable seguridad de que no tengo otro camino que continuar viviendo, me hacen buscar continuamente palabras o reflexiones que me puedan ayudar a ordenar esta cabeza tan lamentablemente caótica. 

Recién, el pasado día 3 de Noviembre del 2006, perdí a mi adorable hijo en un sólo instante de tiempo, a las 9:00pm tuvo un accidente en motocicleta, que no nos dejó tiempo ni para Rogarle a la Virgen.

Desde ese día, tanto mi marido, como yo, que tenemos ese único hijo, esa única adoración, ese único propósito de futuro, es único proyecto de vida, sencillamente funcionamos como autómatas. Creo que para la sociedad no lo podemos estar haciendo mejor.

Hemos omitido, no por complicidad, ni por haberlo planeado, sino porque no nos resulta de ninguna otra manera, todo género de espectáculos de dolor, y todo género de poner el peso de nuestro dolor sobre nuestras tantísimas amistades, que ciertamente nos han ofrecido sinceros sentimientos de conmoción a los que obviamente les estamos muy agradecidos. 

Sin embargo, ese pesar perpetuo sobre el corazón, ese amargor constante en la boca, ese pensamiento perenne, esos tantos y tantos y tantos y tantos; ¿por qué? Ese ser tan especial, tan alegre, con tantas, tantas ansias de vivir a lo grande. Ese ser que no hacia nada que no fuera “VIVIR” con conciencia de que la VIDA ERA SU MAYOR TESORO. Nada podía ser mediano, todo tenía que ser bien sentido, todo bien hondo, todo bien perfecto; obviamente aún con sus frágiles conceptos de sus tiernos 19 años. Por demás bello. ¿ Por qué ?? ¿Por qué Dios; justamente él?

Mi marido llora continuamente, yo en cambio, ni siquiera logro apenas llorar, es todo tan, pero tan caótico que no consigo describirlo con ninguna palabra.

Obviamente, tendrá un motivo esta carta, y es si me pueden decir de alguna manera, ¿ cómo se puede reconducir la vida después de este Adiós?. ¿Cual puede ser una tabla de salvamento? Qué palabras y reflexiones de está horrenda vivencia podría ofrecerme, no pido consuelo, porque se que esa palabra carece de significado, digo palabras que me puedan ayudar a ordenar mi pensamiento, a ordenar mi profunda pena, a ordenar si seré capaz de hacer proyectos con mi vida nuevamente.

Se me ocurre pensar, que quizás exista un punto de vista o reflexiones que yo no esté considerando, y que de algún modo me puedan resultar la ayuda por la que ruego.

Un afectuoso abrazo, por todas sus ediciones, por ver siempre las capacidades del hombre dentro de su propia vida.

Ania García Lazo de la Vega, La Habana, Cuba.


Me gustó recibir las revistas electrónicas, para ayudarme, porque acá en Japón, se lleva una vida bastante estresante, y leyendo me tranquilizo. Muchísimas gracias por la atención y de antemano por las revistas. Muchas gracias.

Pilar Angeles Chang, Gifu Ken, Japón.


En primer lugar antes de comentar nada; les quiero agradecer con humildad y con gratitud por vuestra página será siempre un lugar hermoso para descubrir la caridad...,¡caridad es servir a los demás, y ustedes con su revista gratuita ya me están aceptando igual que yo a ustedes. Un abrazo.

María Cristina Cáceres Galván, Las Palmas de Gran Canaria, España.


Qué hermoso saber qué existen personas dedicadas a ayudar, al crecimiento espiritual, ¡Qué se dupliquen todas las energías.

Gracias!

Helena Hames, Córdoba, Argentina.


Estoy feliz de saber que están haciendo una revista por internet que nos puede llegar al correo con palabras tan alentadoras como las de Sergio Valdivia. Infinitas gracias. Unidos en el amor.

Gloria Marina Rengifo Salgado, La Libertad, Trujillo, Perú.