SER FELIZ con Sergio Valdivia

El éxito en su hogar · Revista Digital (Ezine)
del Desarrollo Personal

La revista especializada más leída del mundo. Distribuida a los cinco continentes.
La edición digital se distribuye desde el 10 de junio de 1999.

Ir a inicio sitio web Ir a revistas anteriores

No podemos dar de baja directamente.

Por favor, si eso es lo que desea, teniendo abierta esta publicación en su correo, PULSE AQUÍ. Y quedará inmediatamente retirado o retirada, no recibiendo más nuestra Revista, las enseñanzas y ofertas.

Escríbenos a contacto @ serfeliz. net

Para suscribirse y recibir la revista por email: clic aquí.

Toma cinco minutos de tu tiempo y léela hoy. Tu vida puede cambiar muy favorablemente.

CIRCULO ALEPH
Revista digital gratuita con temas de desarrollo personal, liderazgo, autoestima, prosperidad, felicidad y temas afines.
Permitida la reproducción citando la fuente.
"Ser Feliz" no tiene una orientación religiosa ni política determinada.
Creador y Editor: Prof. Sergio Valdivia Correa.

Número 297

Contenido

Editorial

Estimándose mejor

¿Cómo percibes la imagen interna de ti mismo?

El dolor de Navidad

Testimonios

Comparte esta revista con tus amigos.
¡Ayúdame a ayudar!
Regala calidad de vida.

Editorial

El valor de una vida se mide por las vidas que toca.

Sergio Valdivia CorreaHoy tratamos importantes temas relacionados con la autoestima. Como hemos señalado otras veces, nuestra vida presente y futura depende en gran parte de cómo nos consideremos a nosotros mismos. Lo bueno es que todo se puede superar.

Foto: Con Emmanuelle, París, Francia.

Sergio Valdivia
Escríbeme a correo
twitter: @sergiovaldivia
www.facebook.com/sergio.valdivia.correa

Instituto CIRCULO ALEPH te apoya en tu proyecto
de una vida más exitosa

Si vives en Chile, ya es el momento de desarrollar tus capacidades y de ser todo lo que puedes ser. Te ofrecemos un completo programa de cursos presenciales con enseñanzas y prácticas fáciles de aplicar y de resultados inmediatos.

Días y horarios de  cursos: aquí


Atención especial para alumnos del extranjero: www.circuloaleph.com/chile

Estimándose mejor

www.serfeliz.net

Cuando los padres quieren que sus hijos reaccionen como ellos desean, suelen comportarse de maneras particulares. Estas maneras pueden ser:

Mártires: controlan al niño haciéndolo responsable de su sufrimiento y culpable por todo lo que pueda querer o hacer que no le caiga bien a estos mártires, a quienes nada les viene bien, y recurren a las quejas, los reproches, las lagrima, las amenazas de que les va a dar una ataque, etcétera.

¿Ves cómo me sacrifico por ti y no te importa? 

¿Dejé todo para criarte y me lo pagas haciendo eso? 

¿En qué nos equivocamos que nos haces estas cosas?

Dictadores: controlan al niño o a la niña atemorizándolos cuando hacen algo no autorizado, son estrictos y amenazantes para que obedezcan y todo los enfurece. Condenando de manera inapelable al niño, con burlas, gritos, despliegue de poder y dominación.

¿Cómo puedes ser tan estúpido/a, cómo no te das cuenta de las cosas? 

¡Te avisé y ahora vas a ver lo que te pasa por no obedecer! 

Yo no tengo que darte explicaciones, lo haces porque te lo ordeno y punto.

A veces estos roles (mártir y dictador) se combinan, se alternan y agregan más confusión a los niños porque también van acompañados con demandas o manifestaciones de cariño. Y si un hijo llega a quejarse, a llorar o a reclamar por el trato que recibe puede volver a ser juzgado, culpado y descalificado.

Según se hayan comunicado nuestros padres con nosotros así van a ser los ingredientes que se incorporen a nuestra personalidad, nuestra conducta, nuestra manera de juzgarnos y de relacionarlos con los demás.

Esas voces quedan resonando dentro de nosotros toda la vida. Por eso hay que aprender a reconocerlas y anular su poder para que no nos sigan haciendo sufrir, para liberarnos de esos mandatos distorsionados y para no volver a repetírselos a nuestros hijos e hijas.

Ninguna forma de maltrato es educativa y ningún mensaje o comunicación que culpabiliza, critica, acusa, insulta o reprocha es un buen estímulo para nadie. Y menos en la infancia, cuando no hay posibilidades de defenderse, protegerse o entender que es la impotencia y el desconocimiento de otras formas de trato lo que lleva a los padres y madres a asumir ese papel de mártir o de dictador.

Lo primero que hay que entender es que no podemos hacernos cargo toda la vida de los problemas que amargaron o hicieron de nuestros padres y madres personas mártires o dictadoras. Basta con empezar a investigar de qué manera nos afectaron esas actitudes, para comenzar a liberarnos de sus efectos y no repetir nada de esto con los propios hijos e hijas, con nuestros alumnos, con cualquiera de nuestros niños o niñas que puedan estar a nuestro cuidado.

Sanando la autoestima

"Para comenzar a ejercitase en desaprender lo negativo que nos inculcaron, y sanar a ese niño/a que quedó escondido y herido en nosotros, podemos ir reemplazando las viejas ideas que construimos por otras. Repetir estas afirmaciones con frecuencia es manera de comunicarnos con nosotros mismos, de ayudarnos a adquirir seguridad y tener presentes nuestros derechos:

Realizo mis elecciones y acciones con responsabilidad y sin temor. 

Sólo yo decido el modo como utilizo mi tiempo, pongo límites a quienes no respetan esto, hago acuerdos para combinar mi tiempo con el de otros sin someterme. 

Me aplico a mi trabajo con responsabilidad pero, si algo no va bien, no es porque yo sea un fracaso sino que todavía tengo que aprender más. 

Me hago responsable del modo como trato a los demás y evito repetir lo que a mí me hizo sufrir. 

Tengo confianza en poder resolver lo mejor posible cualquier situación. 

Aprendo a comunicar mis sentimientos y respeto los de otros. 

Cambio mis opiniones sin temor si me doy cuenta que no eran correctas. 

Soy una persona valiosa, capaz, creativa y estoy abierta para cambiar todos los aspectos de mi vida. 

Si una persona tiende a valorarse de esta manera se trasforma en el guía de su propia vida y está protegida de sentir culpas irracionales, de creerse incapaz, mala o inútil, de tener que complacer para ser aceptada.

Preparado por Sergio Valdivia en base a apuntes personales.

¡Mejore su autoestima!

AutoestimaCon una alta autoestima, se sentirá bien y estará capacitado para ser la persona que quiere ser y para disfrutar plenamente de la compañía de los demás. Ofreciendo más de sí mismo al mundo le reportará grandes beneficios.

La práctica diaria de las sesiones del disco provocan un cambio en la mente profunda en sus hábitos de pensamiento. Esto es particularmente útil para aumentar la autoestima, ya que la persona que no se valora a sí misma, tiene un diálogo interno muy negativo y desolador, que le impide enfrentar la vida con alegría y con éxito. Con las sesiones, este diálogo interno cambia dramáticamente. Nunca más se dirá frases destructivas a sí mismo.

www.circuloaleph.com/editorial/mas/autoestima.htm

¿Cómo percibes la imagen
interna de ti mismo?

www.serfeliz.net

Posiblemente te extrañe el título de este artículo, todos tenemos una imagen interna de nosotros mismos y es diferente a la imagen externa que ves en el espejo, y hasta hablas con ella, y no es cuestión de locura, simplemente recuerda qué te dices cuando descubres que cometiste un error, puede ser que te digas cosas como: Soy un tonto, nunca me salen bien las cuentas, no sirvo para vendedor, soy un inútil no puedo hacer nada bien, o te dices cualquier otra lindura como estas.

Cualquier acción que realizamos por pequeña o inconsciente que esta sea, es precedida por un pensamiento, la forma específica de pensar te lleva a la forma específica de actuar y obtienes los resultados específicos correspondientes. Así que empieza a darte cuenta que si actúas con el pensamiento de que: A mí no me salen las cosas bien ¿cómo esperas tener resultados satisfactorios? 

Ahora empiezas a aceptar que tienes una imagen interna, reconócela cerrando los ojos y trae al consciente esa imagen, ¿cómo te ves? Reconócete en todos los aspectos, desde el físico, el emocional, el mental, como te ves en la postura; de pié erguido o encorvado, en el peso ideal o con sobrepeso, vigoroso sobrepasando obstáculos o derrotado por las circunstancias, triunfador o abatido, simpático atrayendo a las personas o abandonado, amado o rechazado, sonriente o con gesto adusto, dueño de las situaciones o víctima de las circunstancias.

Es muy probable que estés pensando que el mundo externo y sus condiciones te llevaron a Ser lo que eres, por que el mundo físico es muy convincente, pero si haces un pequeño análisis verás que fueron tus decisiones en el pasado las que te pusieron en esta situación, si estás satisfecho y orgulloso de los resultados que bien, si aspiras a más y sientes que no puedes lograrlo cambia tu imagen interna, crea tu propia imagen interna de acuerdo con lo que quieres Ser y en eso te conviertes. Existen algunos experimentos que parecen corroborar que el peso corporal físico, se conforma de acuerdo a la imagen interna.

¿Ya te reconociste? ¿Ya te diste cuenta de que lo que sucede al exterior de tu persona lo creas desde el interior? El mundo exterior a tu persona es solo un reflejo de tu mundo interno, y solo ves lo que coincide con tu imagen interna. Por ejemplo; Yo vivo en un país latino, con dificultades económicas, falta de empleo, etc. Y si doy un paseo por la ciudad alcanzo a ver varias agencias de automóviles en construcción y otras recién puestas en marcha, luego entonces es una contradicción que los que piensan vender automóviles de todo tipo e incluso de lujo, estén invirtiendo en un país en el que la gente no tiene para comprar autos, o vieron una sociedad con posibilidades económicas. Qué es lo tú ves, o mejor dicho: ¿Que es lo que tu imagen interna no te permite ver?

Así que, si quieres Ser mucho más de lo que eres ahora, cambia tu imagen interna y actúa de acuerdo con esa nueva imagen de lo que Sí quieres. 

Jorge Ludewig, Veracruz, México.

 

El dolor de Navidad

www.serfeliz.net

El dolor se presenta de la mano del turrón, camuflado por el frenesí de los villancicos y los anuncios publicitarios; arriba en el puerto que sondea nuestras almas, aclarando y verdeando la experiencia que nos mantiene vivos frente a lo inexplorado; en esa zona de radiación inmanente, cercana al libar de todos los manantiales humanos; con el permiso de la madre, de la tierra, del sol y de la galaxia. 

Unido a la conciencia del mundo, precipitado por su vigor y desenvuelto en esa fabulosa altura que soporta cualquier análisis; el dolor se hace presente siempre, reclamando vida nueva, conduciéndose como el agua fresca que engruta la garganta. El dolor es el sol que asoma cada mañana en el flaquear de los huesos y el rechinar de los músculos, es lo que hace que salga el callo en el cuerpo, que la escucha sea cercana y la respiración tranquila. Nos pone sobre aviso de nosotros mismos, en el límite de la capacidad infinita que tenemos; desenvueltos como estamos con la torpeza del miedo, enjuto y maloliente; del miedo en el que nos han enseñado a creer. 

Sin dolor no hay vida. La vida no existe sin cuerdas que destensar, sin hemorragias por detener, o cebollas que pelar. El dolor es lúgubre, es cercano y nuestro; ¿quién no ha perdido algo en la vida?: un ser querido, la juventud, un sueño, la salud, un socio…; el oscilar repentino de la vida, que nos eleva por la dicha del placer; y, acto seguido, nos retrae, deprimiendo nuestro ser en esa atardecida familiar y quejumbrosa que tanto nos cuesta aceptar, y en la que, de tan mala gana, nos asomamos a ver.

Como un aliado que nos alerta, nos deprime y nos alza, el dolor aguijonea nuestra actividad, embarcándonos en el camino del amor por la verdad desesperada; del amor desesperado por la verdad. Aliado de la vida, que no de la muerte; no hay savia sin dolor, no se concibe la vida sin algo que afrontar o superar, en el destino que a veces nos presenta la cara más sórdida de nuestra existencia: la escuela más insípida y sabrosa. El miedo es futuro, el dolor es presente. 

La Navidad se nutre del dolor, lo ensalza y lo festeja, cristalizando la conciencia social, hasta fabricar la identidad de los pueblos; la que perdura de la mano de los símbolos y los ritos. La navidad celebra el nacimiento del dolor que conlleva la vida.

Hay dos clases de dolor, el que nos fabricamos y el que nos construye. El primero es de cobardes y el segundo de héroes. El dolor que fabricamos es una excusa para no crecer: miedo a querer; a morir; a meditar; a parar el tren de la vida que nos lleva; destensar el vientre y hablar con el padre o un hermano: es un pretexto para no sentir, que da como resultado el sufrimiento permanente. 

Es una coraza que nos aísla del entorno, o del interno, convirtiéndonos en místicos soñadores o en materialistas rígidos. Pues, conducidos a vivir en el ensueño, que niega el dolor, nos creamos un mundo imaginario, vibrante, lleno de proyectos, fantasías; y, porque no, de realidades por cumplir. O, atrapados en la consistencia de nuestra propia corporeidad, nos atiesamos como convidados de piedra, para confundir finalmente la realidad con la tangibilidad. Cuando lo cierto es que ni la idea, ni la materia es la verdad.

El dolor que fabricamos impide que la energía que nos llena y nos lleva fluya desde el corazón; es el inexpresado sentir de aquel que sólo se observa a sí mismo, confundido con la infinitud de todo lo demás; o, del que, en el polo opuesto, tan solo se observa en relación con su entorno. 

Dolor físico, a veces echado de menos, provocado para sentir la seguridad en lo conocido; o, rehuido como alma que lleva el diablo; corriendo, cerrando los ojos a la pobreza, a la suciedad; sin poder ver, sin poder oler o sentir el palpitar de vida que del corazón emana; porque todo duele, hasta el dinero aflige.

El dolor fabricado, que es el dolor del mundo, equivale a la renuncia para influir sobre el entorno. Es más fácil tener miedo que influir. Es más fácil escapar, refugiarse, evitar el malestar que conlleva el arraigo; o, aquel que imprimen los sueños cuando son de verdad. Aunque al final, se termine por sufrir después de soledad, de aislamiento abstracto…, de dolor fabricado. 

La influencia, en cambio, nace de la resistencia; de la voluntad por mejorar el entorno en el que vivimos; de la inteligencia que discierne sobre los estímulos presentados; y, de la libertad que nos capacita para escoger lo adecuado, lo correcto, rehuyendo lo fácil. El resultado de la influencia es el modelado, tal y como lo narran las sagradas escrituras de la tradición cristiana. Así hizo Dios a los seres humanos, y así hacen los seres humanos a Dios: co-crear el mundo. 

Influir es arriesgado, pues el otro, si lo que tiene es miedo, rehusará dejarse empapar de la verdad que le toque, nos desacreditará para ocultar la negación de su angustia, y verterá sobre el holograma del mundo, aquella explicación de la realidad, en la que su dolor no se vea obligado a emerger. Y así, reflejados por el misterio que no deseamos resolver por miedo; volvemos a llamar a otro, ritualizamos nuestras acciones hasta convertirlas en costumbres y nos hacemos dependientes de las máquinas de estimulación permanente; todo ello, con el objetivo de obtener un poco más de luz. Y es que a veces, lo que queremos es que nos alumbren, en lugar de generar luz propia, que es la que cuenta.

El dolor que te fabrica es el que aceptas como un aliado, es el que no rechazas, el que asumes como propio, al que hablas con ternura, aunque te dé miedo. Ese dolor, te lanza por el camino insondable de tu propio misterio. Es un fragor de hielo que te arroja sobre el pasado, siempre sobre el pasado; a veces remoto y otras cercano; hasta dar la vuelta completa y encontrarte en la rueda del tiempo; que gira sobre ti, al mismo ritmo con que tú lo haces sobre ella. 

No hay que estar preparado para recibir el dolor, sólo hay que soltar, dejar que el cuerpo se funda en su percepción enigmática, que modifique sus proporciones originales y tome protagonismo.

Sólo hay que dejarse llevar por el animal que nos habita, huyendo de la complacencia, del ensueño, del desastre emocional al que invita sumergirse. Comprender el dolor es como hacer el amor, acompasas los ritmos del alma con el rigor del cuerpo, y fabricas un puente que los enlaza.

El dolor te toma con fuerza, cuando la sensación te invade; te regresa, recostado en el suelo duro de lastras; te asciende por el crisol de todos los colores, respondiendo al calor que desciende del alma; hasta que dejas de sentir, y te encoges; hasta que llega el temblor de la transformación, y te arrullas. Y cuando eres dibujado en el alma; atizado en el cuerpo; templado y colmado por el llanto de tu jaguar herido; cuando finalmente recoges la fuerza densa, oscura y clara, que se enraíza en la palabra; entonces, te das cuenta de que el dolor no es nada malo, pues te crece si lo encajas, te construye si lo aceptas, te guía, te descubre y te desatasca. 

Javier Revuelta, Torrelavega, Cantabria, España.

Consultor y formador en habilidades sociales.

Testimonios

Me parece interesante la publicación, la cual recibí gracias a una gran amiga de la Argentina, quién me invitó a suscribirme. Espero disfrutar de los temas tan interesantes como este primer ejemplar que tuve el placer de ver. Felicitaciones.

Miguel Angel Márquez G., Bogotá, Colombia.


Revista Ser Feliz es compartida con familiares y amigos.

Tengo un programa radial de autoayuda y motivación que lo hago de manera altruista, y pienso que su revista me puede ayudar con la temática que abordo. Estoy seguro que así será.

Edgard Martínez, Managua, Nicaragua.


He leído su revista ocasionalmente y me parece interesante.
Por esta razón apreciaría mucho recibirla periódicamente.

José Casado, Paris, Francia. 


Bueno en la medida que tenga la oportunidad de leer esta revista, te haré los comentarios respectivos.
Con un saludo leonístico.

Nelson, jefe de Zona Region C

Club de Leones Matagalpa Apante

Distrito D5, Nicaragua.

Nelson Campos Silva, Matagalpa, Nicaragua.


Comentario. Espero te guste, C.L. Nelson.


Hoy descubrí el sitio de Internet Serfeliz.net y disfrute mucho de la lectura y concordé con muchos de los puntos de vista. Los felicito por tomarse el tiempo de recopilar y hacer accesible toda esa información que es tan necesaria en estos días.

Estaré en contacto y pondré en práctica sus consejos útiles. Voy a estar muy ocupada con la lectura de sus artículos. Gracias.

Maria Lydia Yanez de Paniagua, San Francisco, CA., U.S.A.


Qué bueno que haya gente que quiere ayudar a quien lo necesita y que más que sea gratuita. Ojalá que de esta ayuda se haga una gran cadena y que los consejos que se presenten sean de gran utilidad para todos.

Valentín Flores Macias, Ocotlan, México.


Mi gratitud y reverencia a los creadores y cuidadores y buen camino de crecimiento para todos los hermanos. ¡Animo!
Recordad “caminante no hay camino se hace camino al andar...(A.Machado)

José Luis Palacios Camarero, Alicante, España.


Hola, estoy feliz por lograr conectarme con ustedes y mucho más si puedo recibir esa revista de forma gratuita.

Creo que están haciendo un trabajo y Dios se lo pagará multiplicado. Saludos.

Josefina García Rodríguez, Santo Domingo, República Dominicana. 


La lectura de algunos de los artículos ha motivado mi inscripción y considero que es material de gran aporte para la formación personal, de mi familia y material que puedo usar en los procesos de formación profesional que oriento.

Germán Guzmán Salazar, Tulúa, Colombia.

Quiero comentarles que esta revista para mí es como una guía para caminar por los caminos de la vida, ya que en cada revista hay historias que me ayudan a reflexionar sobre la vida, es más, a seguir el camino del triunfo ya que soy una adolescente.

Gracias y Felicidades.

Telma Flores Flores, Cochabamba, Bolivia.


Soy una antigua oyente de “La voz de la noche”. Era un programa que valoraba muchísimo.

Os agradecería que me enviarais la revista semanal Ser feliz. Creo que me va a venir muy bien pues no paso por un buen momento. Hace muy poquito falleció mi padre y no me es posible ser feliz sin él a mi lado, al menos actualmente.

Por favor, si existe un programa de radio similar a la voz de la noche que sea de vuestro conocimiento, os agradecería que me lo dijeseis.

Estoy segura de que esta revista me va a servir de mucha ayuda. Muchas gracias.

Auxi Riomoros González, Madrid, España. 


La revista realmente me ha ayudado mucho, anteriormente la recibía en la ciudad de Monterrey pero tuve un cambio de residencia por motivo laboral y un ascenso por practicar los consejos y comentarios acertados de las diferentes publicaciones.

Ramón Amaral Hernández, Pachuca, México. 


Comentario. Ramón, me alegro mucho te hayas unido a los miles de suscriptores que practican estas enseñanzas y que, por tal motivo, han mejorado su calidad de vida.

Gracias por los mensajes son de mucha ayuda.
Dios le bendiga y que continúen con ese gran servicio.

Joselina Coronado Castillo, Santiago, República Dominicana. 


Es maravilloso el trabajo que realizan y se ve reflejado en la revista. Mis mejores deseos de paz y prosperidad para el próximo año que ya comienza y que el éxito corone todos vuestros esfuerzos.

Jorge Eduardo Brancatelli Molina, Caseros, Argentina. 


Compartir y tener la posibilidad de encontrar el equilibrio personal y mejor aun ser capaces de seguir nuestro yo interior, nos permitirá encontrar el camino a la felicidad.

Maria Eliana Cofré Caqueo, Iquique, Chile. 


Don Sergio: Bueno yo lo sigo desde la época de “Saludando la noche”(*), en algún momento adquirí el modulo de Técnicas de Estudio, y uno de Autohipnosis, los cuales fueron de mucha utilidad.

Un abrazo, y me alegra verlo tan Internacional.

Iván Daniel Zamora Tapia, Santiago, Chile. 


(*) Se refiere a un programa radial, primera sintonía del país, donde estuve durante casi 20 años.

Por casualidad he tenido la oportunidad de leer algunos artículos y me he sentido profundamente conmovido y motivado. Les felicito por tan noble tarea de tocar vidas y mejorarlas para construir un mundo mejor.

Azael Torreglosa Peña, Monteria, Colombia.


Realmente es el tema de vivir feliz un aspecto fundamental hoy en día ya que a pesar de existir muchas dificultades en la convivencia diaria de cada uno de nosotros existen personas muy solidarias como ustedes que se preocupan por nosotros, la verdad es una satisfacción haberles encontrado. GRACIAS, hasta pronto. Su amigo.

Manolo Huaynate Oscanoa, Huancayo, Perú.