SER FELIZ con Sergio Valdivia

El éxito en su hogar · Revista Digital (Ezine)
del Desarrollo Personal

La revista especializada más leída del mundo. Distribuida a los cinco continentes.
La edición digital se distribuye desde el 10 de junio de 1999.

Ir a inicio sitio web Ir a revistas anteriores

No podemos dar de baja directamente.

Por favor, si eso es lo que desea, teniendo abierta esta publicación en su correo, PULSE AQUÍ. Y quedará inmediatamente retirado o retirada, no recibiendo más nuestra Revista, las enseñanzas y ofertas.

Escríbenos a contacto @ serfeliz. net

Para suscribirse y recibir la revista por email: clic aquí.

Toma cinco minutos de tu tiempo y léela hoy. Tu vida puede cambiar muy favorablemente.

CIRCULO ALEPH
Revista digital gratuita con temas de desarrollo personal, liderazgo, autoestima, prosperidad, felicidad y temas afines.
Permitida la reproducción citando la fuente.
"Ser Feliz" no tiene una orientación religiosa ni política determinada.
Creador y Editor: Prof. Sergio Valdivia Correa.

Número 238

Contenido

Editorial

Pida, pida y vuelva a pedir.

Superarse a sí mismo

Autoestima, el pilar de la vida consciente.

Testimonios

Comparte esta revista con tus amigos.
¡Ayúdame a ayudar!
Regala calidad de vida.

Editorial

El valor de una vida se mide por las vidas que toca.

Sergio Valdivia CorreaEstamos recibiendo muy buenas colaboraciones y seleccionarlas es una tarea difícil, pero que asumimos con mucho cariño y responsabilidad. Con todo esto, no nos ha quedado tiempo para escribir artículos y probablemente no han hecho falta tampoco.

Hoy tengo el agrado de presentar a una nueva colaboradora permanente. Clara Braghiroli. Coach Profesional. Nacida en Italia, con nacionalidad chilena y residente actualmente en Veracruz, México. Física de profesión y paralelamente investigadora educativa, pero, ya avanzada en su carrera, se he apasionado con el modelo de la Ontología del Lenguaje. Graduada como Coach Profesional con Fred Kofman (discípulo de Rafael Echeverría, Julio Olalla y Peter Senge, entre otros). Colaboradora del periódico "El Dictamen" de Veracruz, México.

Bienvenida Clara y quedamos a la espera de tu prometida foto.

Como es el estilo de la revista, hemos seleccionado artículos que en forma sencilla explican y sugieren acciones prácticas para mejorar la calidad de vida.

Foto: entregando personalmente uno de mis discos "Calidad de Vida".

Sergio Valdivia
Escríbeme a correo
twitter: @sergiovaldivia
www.facebook.com/sergio.valdivia.correa

Instituto CIRCULO ALEPH te apoya en tu proyecto
de una vida más exitosa

Si vives en Chile, ya es el momento de desarrollar tus capacidades y de ser todo lo que puedes ser. Te ofrecemos un completo programa de cursos presenciales con enseñanzas y prácticas fáciles de aplicar y de resultados inmediatos.

Días y horarios de  cursos: aquí


Atención especial para alumnos del extranjero: www.circuloaleph.com/chile

Pida, pida y vuelva a pedir.

www.serfeliz.net 

Pida, pida y vuelva a pedir.

¿Por qué no pedimos lo que queremos?, ¿por qué no pide un mejor trato, un aumento de sueldo, un mejor asiento, un abrazo, una revisión de examen, una explicación por algo que no entendió en clase, que le lleven un café a la cama, un permiso para faltar?, sí ¿por qué no pide lo que siempre ha querido?

Yo recuerdo muy vivamente cuando le pedí a mi esposa que fuese mi novia. Yo sentía miedo, tenía un nudo en la garganta, me preguntaba continuamente ¿cómo le hago?, ¿me dirá que sí, o me dirá que no?, sentía que no era digno de ella. Me decía ¿cómo un muchacho como yo -educado parcialmente en San Antonio de las Alazanas- puede aspirar a ser novio de ella? Pero haciendo de tripas corazón, le pedí que fuese mi novia, y cual no sería mi sorpresa al escucharla decir que sí. Qué buen ojo tuviste, le digo ahora, pero en aquel entonces recibí el regalo más extraordinario que podía pedir.

Según Canfield y Hansen hay cinco barreras que nos impiden pedir lo que queremos:

Porque no sabemos qué queremos y porque no sabemos cómo pedir.

Porque fuimos educados a no pedir. A las muchachas de mi edad ¿qué les recomendaban sus mamás? No pidan y si te ofrecen, di que no -no vaya a ser el diablo este muchacho.

Porque nos da miedo pedir. No nos gusta dar la imagen de que no sabemos, dar la imagen de tontos y desde luego nos da miedo que nos digan que no.

Porque pensamos que no somos dignos de recibir lo que queremos.

Para mí la barrera más importante para pedir lo que queremos es el orgullo. ¿Por qué no preguntas donde queda la calle Dos de Abril? Nos pregunta nuestra esposa, ¿y qué hacemos nosotros? o aceleramos, o no contestamos, o decimos ¿a poco crees que no sé donde es? o primero muerto que perder estilo. Como ven, por puro orgullo no preguntamos, por puro orgullo no pedimos lo que queremos.

El Factor Aladino es el título del libro de Canfield y Hansen, que si no lo ha leído yo le recomiendo mucho hacerlo, pues en él los autores presentan la manera de volverse uno un pediche profesional. Sí, transformarse en alguien que está motivado a pedir, que sabe qué pedir, que sabe a quién pedir y que pide, pide y vuelve a pedir.

La secuencia que proponen es muy sencilla:

Motívese a pedir, dése cuenta que sí vale la pena pedir, que sí quiere pedir, que sí quiere recibir. Empiece a pedir poquito, luego un poco más y más y más. Recuerde que lo peor que puede pasar es que le digan que no. Quien no pide no recibe, decía Gandhi.

Defina qué va a pedir. Pregúntese que le gustaría tener, defina su sueño. Sí, como la lechera de la fábula que al ir hacia el mercado a vender su cántaro lleno de leche, soñaba con tener marido. Pero que no sólo lo soñaba sino que había diseñado la escalera para alcanzarlo.

Defina a quién le va pedir lo que quiere. A veces es muy obvio, a veces no tanto. Si usted quiere recibir donativos para su programa de apoyo a la comunidad, tiene que seleccionar muy bien a quien pedirle. Dicen los expertos que en este caso se requieren cuatro elementos: primero, que tenga recursos económicos; segundo, que te conozca y te aprecie; tercero, que conozca y aprecie tu organización; y cuarto, que le impacte tu sueño, tu programa.

Pida, pida y vuelva a pedir. Pero pídalo con convicción, con ganas de que se lo den. Recuerde, da la misma vergüenza pedir un peso o un millón y si tiene uno que pasar por la vergüenza más vale que la petición valga la pena. Los expertos recomiendan que pida siempre: de una manera clara y precisa: quiero salir de la casa mañana a las ocho de la mañana en vez de quiero salir mañana temprano. Pida siempre personalmente, las solicitudes por carta raramente funcionan. Pida de una manera creativa y si le pone un poco de humor, mejor.

Al final del libro de Canfield y Hansen, viene una serie de recomendaciones interesantes para pedir en el hogar, en la escuela, en el trabajo, al mundo, a uno mismo o a un superior. Léalas, de seguro obtendrá muchas respuestas no sólo en lo que respecta a cómo pedir sino también a qué pedir. . . "Al menos una vez por semana dedícame tiempo ininterrumpido para que me escuches, quiero que vayas conmigo a misa, quiero que veas la telenovela conmigo y yo veré el juego de futbol contigo. . ." Verá que se le prende la creatividad sobre qué pedir, pero más que nada espero que se le prenda el deseo de pedir, pedir y volver a pedir.

Autor: Ing. Ramón de la Peña Manrique

Colaboración enviada por Paula Bonini, Buenos Aires, Argentina.

Comentario del editor: Obtener un sí cuando se pide directamente es mucho más fácil de lo que se piensa. Todos hemos sido programados desde pequeños a obedecer la orden cuando se nos pide algo. Además, cuanto más "no" recibas, más cerca estás de recibir un "sí".

¡Aumente su prosperidad!

Curso ProsperidadLa prosperidad es el conjunto de la riqueza espiritual (en cuanto satisfacción personal y poder de realización), de la riqueza material (tener lo necesario para un bienestar), salud y alegría.

Encontrará aquí enseñanzas, artículos y cursos para incrementar su prosperidad.

www.exitomental.org/

Superarse a sí mismo

www.serfeliz.net 

Están los que usan siempre la misma ropa.
Están los que llevan amuletos
Los que se hacen promesas.
Los que imploran mirando al cielo
Los que creen en supersticiones.

Y están los que siguen corriendo
Cuando las piernas le tiemblan
Están los que siguen jugando
Cuando se les acabó el aire
Los que siguen luchando
Cuando todo parece perdido
Están convencidos de que la vida
es un desafío en sí misma
Sufren pero no se quejan

Saben que el dolor pasa
El sudor se seca
El cansancio se termina...

Saben que hay algo que nunca desaparecerá:
La satisfacción de lograr un sueño

Sus cuerpos tienen la misma cantidad de músculos.
Por sus venas corre la misma sangre
Lo que los hace diferentes es su espíritu
La determinación de alcanzar la cima

Una cima a la que no se llega superando a los demás
Sino superándose a uno mismo.

Eduardo Luque, Mendoza, Argentina.

Autoestima, el pilar de la vida consciente.

www.serfeliz.net 

“La noche anterior a ingresar en la escuela primaria, estaba aterrorizado. Creía que si no me iba bien en el colegio, perdería el amor y el respeto de mis padres. Sin darme cuenta, había empezado a sollozar. Al oírme desde su dormitorio, mis padres acudieron a ver qué pasaba. Les conté. Su respuesta fue cálida: “No te preocupes”, me dijeron, “sabemos que te irá muy bien en el colegio”. Tal vez para ellos esas palabras eran tranquilizantes, pero a mí me defraudaron profundamente. Lo que yo quería escuchar era algo así como “No te preocupes, te vaya como te vaya, nuestro amor no está en juego. Te queremos por lo que eres, más allá de tus notas en la escuela”. Pero no fue eso lo que me dijeron. Todo lo contrario. Su sugerencia era que me tranquilizara porque yo iba a ser un buen alumno, y no porque me querrían aunque no lo fuera. Lo que aprendí esa noche es que para ser apreciado debía tener éxito. Y lo tuve: en la escuela, en la universidad y en el trabajo. Aún hoy lo sigo teniendo. Pero creo que en algún lugar de mi corazón, todavía ansío que alguien me diga que su aprecio por mí no depende de mi éxito.” 

Esta es una historia anónima, aunque real, de una persona de empresa considerada actualmente exitosa, que una vez contó mi Trainer Fred Kofman (publicada en su libro “Metamanagement”) . 

¿Se siente identificado? Yo sí, y podría ponerle mi propia firma y este título: Autoestima...¡el pilar fundamental de la vida consciente!

Muchos psicólogos han estudiado en profundidad este tema, que seguirá dando mucho que hablar todavía, en la medida que hay un mayor reconocimiento que el accionar efectivo, y por lo tanto el éxito personal tiene que ver, básicamente, con la coherencia que manifestamos entre el Lenguaje (pensar), la emoción (sentir) y el cuerpo (hacer) y la clase de Observador que somos a partir de esa coherencia. Y que esa clase de observador que somos, incluye no sólo la forma en que interpretamos el mundo, sino también la forma en que interpretamos que somos observados...¡y no es un juego de palabras!. 

En efecto, todos los autores reconocen que hay algo propio y algo ajeno en la construcción de la autoestima, por demás variable a lo largo de la vida, sujeta a altibajos instantáneos y a desarrollos de largo plazo.

Por un lado es una construcción personal, interna, que nos define y nos determina, pero por otro se alimenta de lo que ocurre ahí afuera con nosotros y nuestro accionar, del cual recogemos las consecuencias y las opiniones de los demás. Vendría a ser, en palabras de Nathaniel Branden, “la manifestación de una conciencia que aprende a confiar en sí misma”...” la experiencia de ser competente para afrontar los desafíos básicos de la vida y ser digno de felicidad”.

Y la confianza de serlo, se basaría en ser conscientes de “nuestra habilidad para pensar, sentir , decidir, actuar, evaluar y aprender respondiendo en forma efectiva a las situaciones en las que nos encontramos”.

Conciencia y autoestima conformarían, según este autor, un círculo virtuoso, ya que la confianza haría que nos esforcemos por usar nuestra conciencia como guía para vivir. Y según el mismo Branden, habría tres niveles de construcción:

Producto o resultado, definido por los logros alcanzados. En este nivel, nos preocupamos por acumular bienes, lo que adornará nuestra autoimagen, y nos esforzamos por conseguir y preservar aquello a lo que aspiramos (somos lo que tenemos), viéndonos obligados a perseguir eternamente el triunfo...¡algo muy esquivo!

Proceso, en cuyo caso la base de la autoestima no es el éxito, sino una serie de conductas virtuosas: “La raíz de la autoestima no son los logros en sí mismos, sino aquellas prácticas internas que hacen posibles los logros”., en cuyo caso, independientemente de los logros externos, la autoestima estará fuertemente anclada en nuestro mundo interior, y no dependerá de ellos nuestra auto apreciación. En este nivel valemos por nuestras virtudes y talentos, por nuestros comportamientos, más que por los logros alcanzados (somos lo que hacemos) . Una base más sólida...¡ pero no del todo manejable!

Sin embargo, las virtudes y la conciencia se desarrollan a partir de una seguridad que va más allá del éxito y del fracaso, una seguridad que va aún más allá del comportamiento. Ellas son expresiones de algo aún más profundo, que no depende de lo que ocurra a nivel de producto o de proceso, y que vendría a ser nuestra.

Esencia , porque en ese nivel no podemos ser mejores o peores, no podemos tener éxito o fracaso...¡sólo “somos o no somos”! Y desde el Ser Humano que somos , tenemos un solo camino por delante, el del conocimiento, única fuente firme y profunda autoestima, que determinará nuestro comportamiento y por ende nuestros logros Porque en este nivel, definitivamente ...¡somos quiénes somos!

¿Cómo mejorar entonces nuestra a veces endeble o dañada autoestima?

Sencillo aunque no fácil... investigando nuestra identidad, quienes “somos” y quienes “creemos ser”, conectándonos con nuestros más profundos valores...¡¡y trabajando desde adentro para achicar al distancia!!

Clara Braghiroli, Veracruz, México.

Testimonios

Estimado Sergio, de verdad no hay nada más agradable que abrir el correo y encontrar tu revista "Ser Feliz". Para mí es la mejor manera de iniciar una nueva semana o un nuevo día. Los mensajes que allí se encuentran son el alimento necesario para el alma que te dicen en tu interior, tú eres importante, tú vales mucho y te hacen pensar en qué estás haciendo por ti mismo, cómo te comportas ante ti mismo, ante tu familia, ante la sociedad. Gracias una y mil veces por la facilidad que nos das para leer tu revista. Que Dios habite siempre en tu corazón. Un abrazo sincero.

Wilmar A. Rendón G., Caldas, Colombia.


Sergio. No encuentro palabras para agradecer su labor de cara a conseguir un mundo mas humanitario. 

Angel Andrés P., Madrid, España.


Les agradezco por esta hermosa intención de mejorar la vida y el desarrollo humano. Es un esfuerzo educativo digno de elogio y reconocimiento. Por eso tienen el mío.

María de los Angeles Linares, La Habana, Cuba.


¡¡¡Me encanta vuestra revista!!! La verdad es que me alegra la vida leer esos textos tan bien redactados y con tanto sentido común y optimismo.
Os agradecería que me la mandarais tan pronto como os sea posible.

Diego Mediavilla, Valladolid, España.


Realmente me han servido mucho las reflexiones, para crecimiento personal y en el trabajo diario, ayuda a tener calma y esperanza ante los reveses de la vida. He sentido mucho no haber recibido los últimos números, espero que ahora me comience a llegar nuevamente. Gracias por todos los comentarios y reflexiones que ayudan mucho, sobre todo en este mundo que está todo convulsionado. Leer esta revista ayuda a pensar, querer y tener la esperanza que el mundo puede ser mejor.

Teresa Bidart J., Limache, Chile.

Con mucho agrado hemos estado recibiendo en mi correo la revista Ser Feliz. Los artículos son excelentes, en especial el articulo del numero 237 fecha sábado 17 julio del 2004, titulado “Aún queda mucho por aprender”, por el señor Mario Alonso Madrigal Jiménez. Se lo envié a una persona muy cercana a mi, pienso que le ayudará a manejar una situación similar al artículo. Gracias. 

Maria Elena Sepúlveda y Luis, Santiago, Chile.


Gracias por permitirme recibir esta literatura.

Por recomendación de un hermano mío, recibí una copia de un correo, me agradó mucho. Es por ello que decidí suscribirme.

Les felicito, hay momentos en que es muy importante conocer las cosas bellas y positivas que nos rodean y que a veces no apreciamos, así como las formas correctas de conducirse.

Mil gracias de antemano.

Oscar Aparicio, San Salvador, El Salvador.


Mis más sinceras felicitaciones por su trabajo, por su vocación de ayudar a la gente con sus palabras, con sus publicaciones. A mí personalmente me ha ayudado a crecer como persona, a crecer espiritualmente, a tener una mente sana y poder ayudar a otras personas que lo necesitan. Me siento feliz y orgulloso de pertenecer a esta red y muchas gracias por la información que muy amablemente envían a mi correo.

Alonso Mesa Isaza, Medellín, Antioquia, Colombia.