SER FELIZ con Sergio Valdivia

El éxito en su hogar · Revista Digital (Ezine)
del Desarrollo Personal

La revista especializada más leída del mundo. Distribuida a los cinco continentes.
La edición digital se distribuye desde el 10 de junio de 1999.

Ir a inicio sitio web Ir a revistas anteriores

No podemos dar de baja directamente.

Por favor, si eso es lo que desea, teniendo abierta esta publicación en su correo, PULSE AQUÍ. Y quedará inmediatamente retirado o retirada, no recibiendo más nuestra Revista, las enseñanzas y ofertas.

Escríbenos a contacto @ serfeliz. net

Para suscribirse y recibir la revista por email: clic aquí.

Toma cinco minutos de tu tiempo y léela hoy. Tu vida puede cambiar muy favorablemente.

CIRCULO ALEPH
Revista digital gratuita con temas de desarrollo personal, liderazgo, autoestima, prosperidad, felicidad y temas afines.
Permitida la reproducción citando la fuente.
"Ser Feliz" no tiene una orientación religiosa ni política determinada.
Creador y Editor: Prof. Sergio Valdivia Correa.

Número 222

Contenido

Editorial

Los niños actuales crecen solos o mal acompañados

Algunas estrategias 

Arranca de raíz tus vicios

Testimonios

Comparte esta revista con tus amigos.
¡Ayúdame a ayudar!
Regala calidad de vida.

Editorial

El valor de una vida se mide por las vidas que toca.

Sergio Valdivia CorreaHemos explicado que la felicidad depende más de nuestra actitud interior hacia el mundo que del exterior. Sin embargo, es claro también que seremos más felices en la medida que quienes nos rodean lo sean también. Y con esta publicación, si nos ayudas a difundirla, estaremos contribuyendo a una sociedad un poco más feliz.

Entre los seres que deseamos que sean especialmente felices se encuentran los niños y adolescentes. Y particularmente, nuestros hijos y nietos. Por eso varios suscriptores nos han pedido artículos relacionados con la mejor forma de relacionarnos y de motivar a niños y adolescentes. Pedimos apoyo a nuestros colaboradores permanentes y ya nos han llegado algunos artículos.

Oigo muchas veces que los niños son el futuro. Yo diría que son el presente. Están aquí y ahora. Necesitan ser escuchados y atendidos con amor y certeza.

Dedicamos el número de hoy a este tema. Ojalá te guste y quieras compartirlo con muchas personas que tú conoces y que tienen a cargo niños y adolescentes.

Foto: Entregando un premio por diseño de una Tarjeta por la Paz.

Sergio Valdivia
Escríbeme a correo
twitter: @sergiovaldivia
www.facebook.com/sergio.valdivia.correa

Instituto CIRCULO ALEPH te apoya en tu proyecto
de una vida más exitosa

Si vives en Chile, ya es el momento de desarrollar tus capacidades y de ser todo lo que puedes ser. Te ofrecemos un completo programa de cursos presenciales con enseñanzas y prácticas fáciles de aplicar y de resultados inmediatos.

Días y horarios de  cursos: aquí


Atención especial para alumnos del extranjero: www.circuloaleph.com/chile

Los niños actuales crecen solos o mal acompañados

www.serfeliz.net 

El cansancio, la falta de energías y el exceso de trabajo de los padres atentan contra el desarrollo físico y emocional de sus hijos.

Los padres modernos se creyeron el cuento que les echaron hace una década acerca de que era más importante la calidad que la cantidad de tiempo que se dedicaba a los hijos.

Pero hoy empiezan a lamentarse de los resultados. Estos niños, con padres tan ocupados, tienen carencia básica de afecto, menor autoestima y pocas herramientas sociales porque necesitaban sentirse queridos, útiles y valiosos y no fue así.

"A veces, como no tienen de dónde basar sus modelos, siguen estereotipos de pronto equivocados", explica Germán Alberto Pardo Oviedo, psicólogo clínico, de la Universidad Javeriana.

Las consecuencias están tan extendidas, que inclusive se habla de una generación de niños abandonados.

"Es lo que se está viendo -afirma la psicóloga Camila Salgado-.

Ambos padres tienen una carrera, trabajan, se reduce notablemente el tiempo disponible para los niños, que permanecen frente al televisor, en la calle con sus amigos o con pandillas, o atafagados con tanto curso al que los inscriben".

La misma percepción tiene María Francisca Concha, psicóloga del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, a quien también la preocupa que "los fines de semana los padres están fatigados y sin energías para sus hijos y para que no los molesten les alquilan varias películas o los mandan a jugar a la calle".

Y eso no es todo: "Los adultos salen de casa y no dicen para dónde van -agrega Concha-. El niño llega de jugar y no hay presencia de sus padres, pero lo peor, nadie da razón de ellos. No se trata de pedirles permiso, sino de mantener unas normas mínimas de convivencia y respetarlos".

A veces hay presencia física pero a la vez ausencia. El papá está en casa, pero no juega con el niño, nunca va a las reuniones del colegio y algunos ni siquiera saben en qué curso va su hijo. Otros se excusan siempre y mandan a la mamá a todo, como a los talleres de preparación para la primera comunión en donde ellos suelen brillar por su ausencia, y ellas los excusan porque 'están trabajando', se 'quedaron durmiendo" o definitivamente "no quisieron venir". En contadas ocasiones, es la mamá la ocupada o cansada y el padre el que pone la cara.

"Hay pocos momentos de interacción. El desayuno y en algunos casos la comida, aunque muchos padres llegan y sus hijos ya están durmiendo", dice Pardo.

"Uno esperaría -afirma la psicóloga Sandra Díaz- que papá y mamá asuman la responsabilidad plena de formar a una persona para que posteriormente sea autónoma. Eso significa que por sí misma puede decidir qué está bien y qué mal, qué quiere hacer y qué no, cómo actuar en diferentes circunstancias de la vida. Pero estos niños 'abandonados', difícilmente lo van a lograr".

Marisol Ortega Guerrero, Redactora de EL TIEMPO

Colaboración enviada por Aurelio Mejía, Colombia.

Importante

Calidad de vidaMás de 30 años dedicado a mejorar la Calidad de Vida de miles de personas en todos los países de habla hispana. Sumemos a esto los descubrimientos más actuales para aumentar los años de vida con calidad. Todo esto lo puedes obtener simplemente con mis dos nuevos audiolibros "Calidad de Vida". Todo un sistema para dar un vuelco a tu existencia. Déjame enviártelos a tu casa y apoyarte en un futuro feliz.

www.circuloaleph.com/editorial/vida.htm 

Algunas estrategias

www.serfeliz.net 

* El niño necesita tiempo en cantidad y calidad, y si no encuentra a sus padres cuando necesita un consejo, lo va a buscar en otros lugares y, de pronto, en los menos indicados.

* Convierta la hora del desayuno en un momento familiar importante. Esto implica tal vez levantarse media hora más temprano y dejar listos todos los útiles y ropa la noche anterior.

La hora de la comida también debe ser un espacio de afecto. La idea es alimentarse afectiva y nutritivamente. No abra la puerta, no atienda visitas y no conteste llamadas.

* Involucre a los niños, incluso a la hora del oficio. Según su edad, pueden ayudar a levantar la mesa o secar los cubiertos.

* Mínimo una vez a la semana, cada padre debe tener un espacio exclusivo para cada hijo, para jugar, leer o simplemente conservar. Y otro espacio para la vida en familia, y uno más para la familia extensiva (abuelos, tíos, primos). También para sí mismos.

* Haga una lista de las cosas en las que ocupa su tiempo las 24 horas del día. Qué porcentaje para el trabajo, qué para la familia, su pareja, los hijos, las labores domésticas. Piense cómo le gustaría que fueran esos porcentajes y propóngase cambiarlos.

* Piense cuál es su escala de valores, lo que quiere formar en su hijo y trabaje sobre ello: responsabilidad, seguridad afectiva, capacidad para desenvolverse socialmente, que sea una persona de bien, el día de mañana un buen esposo, un buen papá, que construya una mejor sociedad.

* Olvídese de que la única meta es que vayan a la universidad y por eso debe trabajar día y noche. Eso es muy importante, pero no puede hacerle perder momentos valiosos del desarrollo de su hijo, ni dejar de lado su formación, su crianza en la niñez.

* Aproveche al máximo cualquier momento que tenga con sus hijos. Incluso, si se siente cansado y fatigado por el trabajo, piense que salir a jugar al parque con los niños es también una posibilidad de disfrute y descanso para los adultos.

¿Qué papá es usted?

Responda los siguientes interrogantes, con toda sinceridad.

1. ¿Sale con sus hijos frecuentemente a jugar fútbol, caminar, a cine o de paseo? SI NO

2. ¿Cuando está en casa prefiere que sus hijos estén con usted y evita mandarlos a la calle a jugar fútbol solos o a que jueguen toda la tarde con los amigos? SI NO

3. ¿Comparte con sus hijos las horas de las comidas, en las que conversan de cosas amenas, agradables y familiares? SI NO

4. ¿Les pregunta diariamente cómo les fue, qué paso con aquello que tenían pendiente, cómo se sienten? SI NO

5. ¿Conoce cómo es el colegio de sus niños, quién su directora y cuáles sus compañeros y amigos? SI NO

6. ¿Asiste a las reuniones del colegio, a los talleres para padres, a otras citas en donde es básica la presencia de papá y mamá?

SI NO

7. ¿Mira televisión con ellos y dialogan sobre lo que han visto, para aclarar dudas y situaciones? SI NO

8. ¿Aunque le preocupa que sus hijos tengan un mejor futuro y trabaja para ello, su prioridad es que cuenten con usted hoy y acompañarlos en cada uno de los pasos de su desarrollo y crecimiento? SI NO

Si contestó SI a la mayoría de las pregunta va muy bien. Puede llegar a ser como la legendaria familia Engals de la televisión, en donde cada uno tenía sus propios problemas pero siempre estaban unidos.

Si contestó NO a la mayoría de las preguntas, sus hijos están en problemas. Cada uno vive su vida por su lado y aunque se quieren no hay una verdadera relación familiar; son muy parecidos a la familia Simpsons, en la que solo a veces se comparte de verdad.

Si todo es perfecto, ojo, de pronto no está siendo tan sincero, porque no hay perfección aunque la idea es hacerlo lo mejor posible.

Colaboración enviada por Aurelio Mejía, Bogotá, Colombia.

Arranca de raíz tus vicios

www.serfeliz.net 

No hace mucho tiempo conocí a un muchacho, al que llamaré con el nombre de Diego, que tenía graves problemas de drogadicción.

Gracias a Dios, a su tenaz empeño y fuerza de voluntad, hoy se encuentra luchando valientemente por salir de este sombrío mundo, con resultados favorables para él. Una vez que estábamos conversando, Diego me habló de cómo fue que se inició en este vicio: “Me metí en las drogas por simple curiosidad y por la presión que ejercieron mis amigos sobre mí. No quería ser menospreciado, que me hicieran a un lado, por no estar a la moda...”

Bonitas palabras para colocarlas de epitafio en su tumba, si hubiera continuado por este camino. En las drogas, al igual que en otros vicios, no se puede incursionar “por simple curiosidad”, restándole importancia a este hecho; no se puede llegar a la conclusión, como para justificarnos, de que “total, todos lo hacen” o “si no lo hago, soy un bicho raro y me veré marginado”.

Si tan sólo la gente tuviera una mínima idea de la serie de secuelas increíbles y fulminantes que conlleva este “total, todos lo hacen”, créeme, lo pensarían dos, tres y cuántas veces fuera necesario. 

Si realmente eres valorado por tus verdaderos amigos, ten la seguridad de que serás aceptado tal y como eres, sin necesidad de someterte a pruebas de ningún tipo.

Nunca tendrás idea del momento en que los vicios crecen dentro de ti, hasta lograr dominarte. Ya sea el alcohol, el tabaco, las drogas o los juegos de azar, cualquier puerta que se deje medio abierta, será propicia para que los vicios encuentren terreno fértil donde proliferar. 

Cuando incursioné en el alcoholismo, empecé tomando muy poco. Tenía muy presentes las palabras de mi padre, cuando en una ocasión, al conocer mi "nuevo pasatiempo", me dijo: 

–Echarse un trago no es malo. Lo único que tienes que recordar siempre es que el licor no se va a acabar mañana, por lo que no tienes que tomártelo todo hoy...

Estas palabras, aunadas a su ejemplo (mi padre casi no toma), hicieron mella en mi carácter. Por eso, procuré no beber más de la cuenta, razón de más para nunca considerarme un enfermo alcohólico. Por el contrario, como se dice en los grupos de tomadores, me consideraba un “bebedor social”. El problema fue que mi ritmo fue más acelerado que el de mi padre (tomaba poco, pero muchos días a la semana). En esa época, cuando alguien me aconsejaba que era bueno que me alejara del licor, le expresaba mi consentimiento al respecto: 

–Es cierto. Tienes razón. Definitivamente debo dejar el trago; lo malo es no acordarme dónde.

Pero, ya poniéndome nuevamente serio, años más tarde sería consciente de la cruda realidad. Cuando una vez decidí dejar de tomarme unas cervezas, al menos durante algunos meses, no dudé en ningún momento de lo fácil que me iba a resultar esta determinación. Sin embargo, pasé tres meses terribles, con una sequedad tremenda en mi garganta y con sobradas ganas de ir a tomarme una “fría”. ¡Por suerte, pregonaba que el licor no me tenía dominado! Para no dejarte con la intriga, hoy, a Dios gracias, me alejé de la bebida.

Recuerdo una pequeña historia de un joven que era prisionero de sus vicios y no sabía cómo liberarse de sus ataduras. Un día, su padre lo llevó al amplio jardín que tenían en su casa y le mostró tres árboles que estaban allí sembrados, uno muy pequeño, otro un poco crecido y el último más desarrollado. Señalándolos, el padre le ordenó que los arrancara sólo con sus manos.

El muchacho no tuvo mayores dificultades para arrancar el más pequeño. Es más, salió con mucha facilidad. El segundo fue un poco más problemático de desarraigar, pero, al final, pudo lograrlo. Sin embargo, el último le fue imposible sacarlo, por más empeño que le puso. Ya estaba demasiado afianzado al suelo.

Fue en ese momento que el padre le dijo: 

–Hijo, eso mismo sucede con tus vicios. Si no permites que extiendan sus raíces, lograrás arrancarlos con facilidad. Pero, si por el contrario, permites su desarrollo, entonces será muy difícil que puedas hacerlo.

Como puedes apreciar, no se trata de huir de los vicios despacio, ya que pueden alcanzarte. Se trata de que éstos nunca lleguen a constituirse en dueños y señores de tu vida. Arráncalos de raíz de una vez por todas... ¡Libérate!, será mucho lo que ganarás con ello.

Eladio Alonso Valerio Madriz, Atenas, Costa Rica.

Testimonios

Gracias a todos por vuestro apoyo en estos dolorosos momentos. Quizás estas muertes, sin sentido, ayuden a que el mundo se de cuenta de que "somos uno" tanto en lo bueno como en lo malo.

Que lo bueno que hacemos nos repercute a todos y, por desgracia, también lo malo. Espero que los gobernantes de otros países saquen una lección: las decisiones unilaterales, en contra de lo que el pueblo pide a gritos y lo que el sentido común dicta, no pueden traen más que desastrosas consecuencias.

Un abrazo para todos

Angeles García, Madrid, España.


Respetados señores: no se imaginan cuánto me ha servido para mi desarrollo personal las lecturas que me han enviado a mi email(revista Ser Feliz). Son lecturas espectaculares, donde podemos ver que todos los seres humanos deberíamos cambiar nuestro comportamiento hacia los seres que amamos y hacia nosotros mismos para lograr una mejor calidad de vida. ¡G R A C I A S!

Estoy segura que las personas que escriben estos artículos tienen que ser unas personas maravillosas. Las felicito de todo corazón y gracias nuevamente por compartir conmigo estos lindos artículos.

Leer esta revista se me ha convertido en una necesita infaltable en la semana.

Quiero que me informaran por favor cómo puede hacer el contacto para que me vendan la grabació que ustedes promocionan y saber si me pueden vender los libros que ustedes editan.

Jeanneth Velásquez Morales, Bogotá, Colombia.


Comentario. Jeanneth, toda la información sobre nuestros productos, catálogo, precios, formas de pago, etc., la puedes ver en www.circuloaleph.com/editorial


Solo agradecerte y que ojalá esto sea muy contagioso y que no tenga ni cura ni remedio para que cada vez seamos más los que nos demos cuenta lo simple y barato que es ser FELIZ.

Mirta N. Vallejos, Salta, Argentina.


Es una excelente revista digital ya que aparece el consejo justo cuando lo necesitamos.

Antonio Pérez, Querétaro, México.


Lo felicito por la diversidad de artículos que ha sacado en su revista; los he estado revisando y me han servido de mucho para poder centrarme en momentos en que pierdo la fe en mi misma

Magdafné Mendoza, Puebla, México.


Cordiales saludos a todos que conforman el staff de la revista SER FELIZ. Gracias a ellos soy otra persona y con la ayuda de la lectura he cambiado mi forma de ser. Una vez más muchísimas gracias por las maravillas del contenido de la revista. Sigan enviándome por favor. Que Dios los bendiga.

Los aprecio mucho, son como mi familia.

Alfonso Sauri, Cajamarca, Perú.