SER FELIZ con Sergio Valdivia

El éxito en su hogar · Revista Digital (Ezine)
del Desarrollo Personal

La revista especializada más leída del mundo. Distribuida a los cinco continentes.
La edición digital se distribuye desde el 10 de junio de 1999.

Ir a inicio sitio web Ir a revistas anteriores

No podemos dar de baja directamente.

Por favor, si eso es lo que desea, teniendo abierta esta publicación en su correo, PULSE AQUÍ. Y quedará inmediatamente retirado o retirada, no recibiendo más nuestra Revista, las enseñanzas y ofertas.

Escríbenos a contacto @ serfeliz. net

Para suscribirse y recibir la revista por email: clic aquí.

Toma cinco minutos de tu tiempo y léela hoy. Tu vida puede cambiar muy favorablemente.

CIRCULO ALEPH
Revista digital gratuita con temas de desarrollo personal, liderazgo, autoestima, prosperidad, felicidad y temas afines.
Permitida la reproducción citando la fuente.
"Ser Feliz" no tiene una orientación religiosa ni política determinada.
Creador y Editor: Prof. Sergio Valdivia Correa.

Número 198

Contenido

Editorial

Gano más que mi marido

El valor de las palabras

Tiempo para sembrar, tiempo para germinar.

Testimonios

Comparte esta revista con tus amigos.
¡Ayúdame a ayudar!
Regala calidad de vida.

Editorial

El valor de una vida se mide por las vidas que toca.

Sergio Valdivia CorreaHemos vuelto después de exitosas jornadas en Argentina. Hemos enseñado y hemos aprendido. Y muchos extraños se han transformado en conocidos, y los conocidos en amigos. Hemos establecido importantes alianzas que iremos dando a conocer. Ah, y para los suscriptores de la Argentina, ahora ya ha un lugar donde podrán adquirir mis grabaciones y libros en pesos de su país.

Y también hemos traído una enseñanza desde Argentina. No dejes de ver la sección "Importante".

Hoy escribo respondiendo a muchas preguntas que me han hecho sobre el tema que propongo reflexionar. En general, la revista de hoy desarrolla temas para tener una relación familiar de mejor calidad.

Foto: Con ojos brillantes en un evento por la Paz en Argentina.

Sergio Valdivia
Escríbeme a correo
twitter: @sergiovaldivia
www.facebook.com/sergio.valdivia.correa

Instituto CIRCULO ALEPH te apoya en tu proyecto
de una vida más exitosa

Si vives en Chile, ya es el momento de desarrollar tus capacidades y de ser todo lo que puedes ser. Te ofrecemos un completo programa de cursos presenciales con enseñanzas y prácticas fáciles de aplicar y de resultados inmediatos.

Días y horarios de  cursos: aquí


Atención especial para alumnos del extranjero: www.circuloaleph.com/chile

Gano más que mi marido

www.serfeliz.net 

Debido a la evolución que la sociedad ha tenido en los países hispanohablantes, las familias en su mayoría necesitan que ambos cónyuges trabajen. El esquema familiar ha variado notablemente con respecto al existente hace unas décadas atrás.

Y esto trae consecuencias mejores y peores al pasado.

Dependiendo de la actitud que la pareja tome, potenciará las ventajas y aminorará las desventajas.

Una fuente de conflicto suele producirse cuando es la mujer quien obtiene un mejor sueldo que el hombre. Muchas veces él se siente menoscabado e incluso ofendido. Suele culpar de esta situación a la mujer y se lo manifiesta de múltiples maneras: alejamiento, crítica destructiva, 

En muchas ocasiones el hombre actúa antes que esta situación se produzca. Así, cuando la mujer anuncia su intención de buscar un trabajo para mejorar la situación de la familia, recibe al principio consejos amistosos: “ya nos arreglaremos, te necesito en la casa”, “es necesario que haya alguien cuando llegue”, “la mamá tiene que estar con los niños”. Si ella insiste, se pasa a una etapa más agresiva y destructiva: ¿quién te va a emplear a ti”?, “vas a ganar una miseria”, “no tienes preparación”, “ese es trabajo de hombres”, “siempre has sido una inútil”, “vas a fracasar”, etc. Se puede llegar incluso a amenazar con terminar el matrimonio.

Si pese a toda esta batería de mensajes negativos, ella consigue trabajar y, peor aún, ganar más dinero, muchos esposos, directa o indirectamente, la culpan de todo lo malo que ocurre en la casa o con los niños. “Por tu culpa a la nena le va mal en el colegio”, “no puedo comer bien ni me atiendes como es debido, porque no estás en la casa”, etc.

Estoy seguro que muchos de los lectores podrán agregar una gran cantidad de estas frases “para el bronce”. Ojalá me ayudan a aumentar la colección.

Lo más importante en esto, es que la esposa no debe permitir ser manipulada ni sentirse culpable. Una cosa es conversar como adultos, como personas maduras y en igualdad de condiciones para, juntos, buscar los mejores caminos a seguir en el sustento económico de la familia; y otra cosa muy distinta es intentar humillar a la esposa, descalificándola y no permitiéndole realizarse como persona.

Muchas mujeres que han dedicado toda su vida exclusivamente al hogar y a criar a sus niños, cuando llega a una edad mayor se encuentra con un vacío. Los hijos generalmente hacen su casa propia y muchas veces el marido se aleja sentimentalmente, o simplemente no está. Y ella, que nunca se capacitó en otra cosa, ni estudió ni adquirió experiencia laboral, se encuentra en una lamentable condición de dependencia económica y afectiva.

Y, ¿por qué reaccionan muchos hombres como lo hemos descrito en este artículo? Generalmente por una formación machista, por el errado concepto que es el hombre el que provee el alimento únicamente, porque ganar menos que la mujer es ser menos hombre. Y también, es una reacción que demuestra inmadurez e inseguridad en sí mismo. Si estás en esta situación, hay solución. Se puede aprender a desacondicionarse de las programaciones mentales antiguas y negativas; y se puede aprender a madurar y a desarrollar la seguridad y confianza en sí mismo.

Desde un principio la mujer debe ser respetada y debe hacerse respetar. No esperar que algún día “él” cambie, porque si de un principio una relación no se establece en estas condiciones, es casi imposible que lo sea en el futuro.

De modo que conversa esto antes de comprometerte con alguien. Y no te sientas culpable por ser inteligente y capaz. Si recibes críticas, es la otra persona la que está mal, es el otro que tiene inseguridad en sí mismo. Con amor, es posible que puedas comunicarte con él y ayudarle a que se ayude a sí mismo a superar estos comportamientos.

Sergio Valdivia

La seguridad en sí mismo es indispensable para triunfar en la vida

SeguridadEl gran boicoteador en su vida es usted mismo. Su inseguridad le paraliza y le frena para aceptar nuevos proyectos y desafíos, para mentalizarse como persona triunfadora o para visualizar sus metas e ir tras ellas.

Desde 1971 ayudo a miles de personas en el mundo a superar sus inseguridades. En vez de recibir esos mensajes destructores desde el interior o el exterior, ahora recibirá mensajes positivos que irán llegando a lo más profundo de su mente.

www.circuloaleph.com/editorial/mas/seguridad.htm

El valor de las palabras

www.serfeliz.net 

La primera vez que lo conocí, fue impactante. Me dirigía caminando rápidamente para mi trabajo por las calles de nuestra capital, sumido en mis pensamientos. Y en aquel habitual panorama, algo cambió... Escuché una voz desconocida que me decía: - ¡Buenos días, joven! ¿cómo amaneció?

Completamente desarmado, giré mi cara para ver a mi interlocutor. Y allí estaba él, sentado en la acera, contiguo a una panadería. Su desarreglado y sucio traje, así como la maraña de enredados cabellos blancos que se sostenían en su cabeza, hacían presumir que se acababa de levantar. No obstante, sonriente y con un brillo especial en los ojos, me estaba saludando aquella mañana.

Por aquello de las dudas, volví mi cabeza a ambos lados. Sí. Definitivamente me estaba saludando a mí. Pero mi mente aún se negaba a dar crédito a mis sentidos. ¿Estaba en la capital, o todavía estaba en mi Atenas?

De inmediato paso a explicarme, por aquello de no sembrar dudas. En mi pueblo, localizado en una zona rural, es muy común el saludar todas las mañanas a todo aquel que te encuentras en tu camino, sea conocido o no. Y es difícil que alguien no te devuelva el saludo. Es una de las cosas que más valoro de mi tierra. Pero en la gran ciudad, el ambiente es otro. Toda la gente transita en forma acelerada hacia sus trabajos o estudios, con caras largas y sumamente pensativos. Y aquí si es difícil que te saluden, salvo lógicamente, que te encuentres por casualidad con alguien familiar. 

Pero sigamos con el relato. Ya repuesto de la impresión inicial y luego de responder al saludo de aquel amable indigente, me contestó alegremente: - ¡Que Dios lo acompañe! 

Hago notar que en ningún momento él me pidió dinero, pero no pude evitar el dirigir mi mano a mi bolsillo y entregarle algún billete, el cual recibió con un: -Gracias. ¡Que le vaya bien en su trabajo!

Lentamente, me fui alejando, pero seguí observándolo a la distancia. Su comportamiento fue el mismo con las demás personas. ¿Y la reacción de ellas...? ¡La que ustedes se están imaginando! Puedo asegurar, sin lugar a dudas, que esa mañana este hombre cambió el estado de ánimo de más de uno (a), quien como yo, fue desarmado en plena calle con su jovial saludo.

Parece mentira como unas pocas y simples palabras y gestos pueden lograr influir tanto en las personas. Vivimos en un mundo tan acelerado, tan individualista, tan materialista, que olvidamos constantemente los pequeños detalles que le ponen sabor a la vida propia y ajena.

¿En cuántos momentos de nuestra existencia no hemos anhelado un pequeño gesto que, dado a tiempo, nos hubiera iluminado el día y nos hubiera permitido “recargar las baterías” y hacer más llevadera nuestra carga?

Mi antiguo jefe, Edgar, tenía esa virtud. Cuando en determinadas épocas del año el exceso de trabajo nos asfixiaba, obligándonos a quedarnos más tarde de lo habitual, él llegaba a alentarnos con sus palabras o simplemente se acercaba y nos daba una palmadita en la espalda, sin agregar mayor comentario. ¡Y cuánto agradecíamos esta simple expresión! Y no crean que era porque le sobraba tiempo. No. Él era el primero que se arrollaba las mangas de su camisa en estos periodos de intenso trabajo.

¿Cuándo fue la última vez que elogiaste a una persona? Y lo peor de todo: ¿cuándo fue la última vez que lo hiciste con alguno de los miembros de tu familia? Parece mentira, pero es en nuestro propio hogar donde acostumbramos ser mezquinos con las palabras de elogio. El padre sale bien de madrugada hacia el trabajo, retornando cansado a altas horas de la noche, obteniendo el sustento necesario para mantener a su familia y poder brindarle educación a sus hijos. ¿Alguna vez, como hijo, le ha dicho "Papá, gracias por tu esfuerzo"? La madre, si es que no trabaja fuera del hogar, debe estar lidiando todo el día con las labores domésticas, haciéndose tan “polifuncional”, que al final no sabe uno en realidad en cuántas partes tuvo que dividirse para salir adelante. Y en esa ardua tarea, tan a menudo silenciosa..., ¿quién al menos le ha expresado: "Gracias, mamá, por todo lo que haces por nosotros"? A los hijos se les reprocha en forma constante su mala conducta, pero el día que se portaron bien..., ¿se les dijo alguna palabra de reconocimiento por ello?

Permítanme compartirles algo muy íntimo. Hace ya varios años mi hermana María Vanessa murió de cáncer a los catorce años de edad. Fue algo fulminante e inesperado. ¡Y cuántas veces he deseado haber tenido el tiempo suficiente para decirle continuamente lo orgulloso que estaba de ella y lo mucho que la amaba! ¿Por qué el ser humano tiene que guardarse sus elogios con los seres que más ama? ¿Para qué tenemos que almacenar esas palabras tan importantes en nuestro interior, hasta el momento en que esa persona abandone este mundo y ya de nada valga decirlas?

¡Qué poder tan grande tienen las palabras! ¡Y como pueden transformarle el día a una persona, ya sea en forma positiva o negativa!

Por eso, aprendamos a darles valor. Dejemos de lado las frases hirientes y vacías, y empecemos a brindar mayores palabras de afecto y estímulo a aquellos seres con los que convivimos día con día, ya sea en nuestro hogar, trabajo, estudio o grupo social.

Pero tómese en cuenta que no se trata de elogiar por elogiar. Se trata de brindar un reconocimiento sincero a las personas por aquellas acciones, aparentemente sin relevancia, que son dignas de alabanza y que de alguna manera han tenido un gran peso para nosotros.

Es el momento oportuno para empezar. Y que mejor forma de hacerlo que con nuestra propia familia. Estoy seguro que, como el amigo indigente, desarmarás a más de uno con tus palabras...

Eladio Alonso Valerio, Madriz, Atenas, Costa Rica.

Tiempo para sembrar, tiempo para germinar

www.serfeliz.net 

Cuando sembramos semillas, a veces quisiéramos verlas nacer apenas caen en la tierra, pero en la naturaleza todo tiene su tiempo: tiempo para sembrar, tiempo para germinar, tiempo para crecer, tiempo para cosechar.

Hay semillas que nacen en forma rápida, pero la planta resultante es frágil y de vida poco duradera, mientras hay otras que son mucho mas lentas al nacer (pueden tardar muchos años) pero después viven por mucho más tiempo, incluso siglos, y llegan a ser frondosos árboles que dan sombra a quien se les arrima y pueden resistir los embates del tiempo y de las tormentas.

El esfuerzo de cada instante en tu trabajo, en las labores del hogar o en la educación de vuestros hijos, es como sembrar semillas. Aunque la colaboración no haya sido agradecida, no se tenga oportunidad de aplicar algo que se estudió, o cada consejo que se da parezca como predicar en el desierto, tu constancia en el esfuerzo de hoy y mañana puede lograr lo que buscas. Ninguna semilla cae en vano; algunas nacerán tal vez a los muchos años, pero nacerán, por supuesto, sólo si han sido sembradas a su debido tiempo. Es imposible hacer nacer una semilla que nunca fue sembrada.

Esto es válido para pastores, educadores y padres de familia que a veces sienten como inútil todo esfuerzo que hacen al educar los hijos o como sin eficacia todos los buenos consejos que dan, porque aparentemente los alumnos o los hijos no escuchan.

Para tener un árbol hay que sembrar varias semillas, y esperar con fe y paciencia que alguna germine.

Para tener un bosque hay que esperar que crezcan muchos árboles. ¿Me hice entender?

Aurelio Mejía Mesa, Medellín, Colombia.

Testimonios

Estoy feliz de haberlo reencontrado. Compré grabaciones hace mucho tiempo, cuando su casilla era la 1.000...y las había perdido. Todas las grabaciones me fueron muy útiles.

Gracias.

Mónica Herrera C., Santiago, Chile.


Queridos amigos, los estaba extrañando, ya forman parte de mí.

Sus consejos son tan alentadores e impulsadores que se arraigan al ser. Gracias al "YO SOY" por existir personas como ustedes.

Decreto que estés pronto en Venezuela-Maracaibo. Gracias por tan especial contribución.

Con mucho cariño.

Mary Lina Carruyo, Venezuela.


Sergio: ¿Cuándo vas a venir a Colombia?

Sería grandioso tenerte con nosotros!!!

María del Pilar Cañavera, Colombia.


Hola Sergio, soy como muchos en varias partes del continente asiduo lector de esta revista. Me encantará que algún día no muy lejano estuvieses visitándonos en México y traigas tus promociones por estos lugares, así como tus conocimientos.

Saludos.

Dr. Alfonso Rodríguez. Chilpancingo; Gro., México.


... y cuando vienen a México
Saludos,

Ing. Marco Antonio Rodríguez G.


¿Cuándo lo tendremos en Lima - Perú?

Wilfredo Meza.


Querido Sergio, recién me entero que has estado en Lima. La próxima vez que vengas ¿me lo podrías decir por mi correo para ir a verte? Gracias.

Jaime Rey Acevedo, Perú.


Comentario. He puesto estos correos como ejemplo. Con mucho gusto trataré de estar presente en la mayor cantidad de lugares posibles. Ayuda mucho cuando me ofrecen un lugar donde poder dar clases y conferencias. Así puedo servir mejor y también ayudarme en los gastos de viaje.


Sobre ¿Estas preparado para ser rico?

Hola, Sergio te escribo otra vez agradeciendo a Dios por las personas como tú, que aportan desde sus líneas dirigidas con la integridad de sus conocimientos. Sin embargo, desde que estoy leyendo tus mensajes primera vez que me quedo como si no hubieses comunicado la idea completa de tu mensaje, quiero aclararte que no es porque pretenda que des concejos acerca de como ser rico, ni la llave mágica para conseguirlo Pero siento que tienes algo mas que comunicar cuando tomas la decisión de escribir acerca de la preparación que se debe tener para administrar riquezas tanto del mundo interno como del externo.

Puedes por favor ampliar esta información o recomendarnos alguna lectura.

En este momento de mi vida en el exilio, lejos de mi amada tierra, con cinco años de una inestabilidad laboral y un montón de problemas familiares, estoy a iniciar una labor para la cual me he venido preparando por años y te digo que me he venido preparando... la riqueza de poder comprender a la gente me llevan hoy a trabajar con un Grupo Financiero muy importante aquí en USA, en el mercado hispano. Pienso que es una muy buena oportunidad para crecer y lograr aún metas que me he trazado. Gracias por tu atención y por lo que puedas aclarar de este tema tan interesante, saludos.

Emma Martínez, USA.


Comentario. Estimada Emma, sucede en estos temas que son largos de tratar y que en realidad no se acaban nunca. Yo digo que en algún momento hay que interrumpirlo, porque uno siempre queda con ganas de continuar. Esto mismo sucede en charlas y cursos. Es como un pintor que nunca está satisfecho con su pintura, pero que en algún momento tiene que dar la última pincelada, porque si no, no lo terminaría nunca. En la revista y en el Portal de Desarrollo hemos publicado muchos artículos relacionados con la riqueza. ¡Deberías leerlos!

En todo caso, el artículo que mencionas no es mío, sino que es de nuestro colaborador Rogelio Camacho. El tiene la palabra.

Hoy nuevamente leo los mensajes y están bien, gracias por ello.

Estoy trabajando para lograr mi sueño, y espero tener éxito en lograr poner en práctica todo, en todo momento, y que sea una filosofía de vida, un camino y no un fin, un buen hábito, y reflejarlo al mundo, así iluminar con mi propia luz. Excelente como siempre y todos los números. Me gustaría que compartir, siempre mi experiencia por este camino bendito que es la vida, y conocer a alguien que también quiera intercambiar pensamientos positivos, de la misma forma. Saludos.

Roberto Saenz, Guatemala.


Hola querido amigo, ya te puedo decir así por que he encontrado en ti una verdadera amistad, esas de las que uno cree ya hay muy pocas. Es increíble esperar y ver con alegría una nueva carta de ustedes dando tan lindos mensajes, ejemplos que hace que uno aprenda a vivir el día a día de nuestra ya corta vida. Los felicito y les agradezco por estas misivas.

Mabel Montes de Lima, Perú.


Comentario. Gratitud infinita, amiga Mabel.

Muy querido Sergio, permíteme decirte que seres como tú no llegan a la Tierra sino cada quinientos años; exalto al Señor Valdivia y a la Señora Correa por haber sido escogidos por DIOS para entregarnos tan inefable regalo, tú; y no olvides que es más bendecido el que da que el que recibe. HECHOS 20,35.

Para ti y tu equipo, un macro abrazo. Por favor, espero recibir cotidianamente tu regalo. Muchas gracias y que Dios sea siempre el que te guía.

Felix Martínez Sendoya.


Comentario. Infinitas gracias por tus elogios, inmerecidos por cierto. Pero son un lindo regalo.