SER FELIZ con Sergio Valdivia

El éxito en su hogar · Revista Digital (Ezine)
del Desarrollo Personal

La revista especializada más leída del mundo. Distribuida a los cinco continentes.
La edición digital se distribuye desde el 10 de junio de 1999.

Ir a inicio sitio web Ir a revistas anteriores

No podemos dar de baja directamente.

Por favor, si eso es lo que desea, teniendo abierta esta publicación en su correo, PULSE AQUÍ. Y quedará inmediatamente retirado o retirada, no recibiendo más nuestra Revista, las enseñanzas y ofertas.

Escríbenos a contacto @ serfeliz. net

Para suscribirse y recibir la revista por email: clic aquí.

Toma cinco minutos de tu tiempo y léela hoy. Tu vida puede cambiar muy favorablemente.

CIRCULO ALEPH
Revista digital gratuita con temas de desarrollo personal, liderazgo, autoestima, prosperidad, felicidad y temas afines.
Permitida la reproducción citando la fuente.
"Ser Feliz" no tiene una orientación religiosa ni política determinada.
Creador y Editor: Prof. Sergio Valdivia Correa.

Número 162

Contenido

Editorial

¿Te cuesta perdonar? 

Sonrisa fuerte

Como no naciste...

Testimonios

Comparte esta revista con tus amigos.
¡Ayúdame a ayudar!
Regala calidad de vida.

Editorial

El valor de una vida se mide por las vidas que toca.

Sergio Valdivia CorreaA veces, consciente o inconscientemente, podemos hacer algo que hiera u ofenda a otra persona. He observado que lo más lamentable es que quién se siente herido u ofendido, puede guardar y atesorar este sentimiento por semanas, meses, años o toda la vida. Real o imaginaria la ofensa, ha permitido que la emoción negativa se quede en su alma, arruinándole la vida, enfermándole y envejeciéndole prematuramente.

Que no te suceda querid@ suscriptor@. No te permitas hacerte daño. Quizás te ayuden las sugerencias entregadas en esta Revista.

Sergio Valdivia
Escríbeme a correo
twitter: @sergiovaldivia
www.facebook.com/sergio.valdivia.correa

Instituto CIRCULO ALEPH te apoya en tu proyecto
de una vida más exitosa

Si vives en Chile, ya es el momento de desarrollar tus capacidades y de ser todo lo que puedes ser. Te ofrecemos un completo programa de cursos presenciales con enseñanzas y prácticas fáciles de aplicar y de resultados inmediatos.

Días y horarios de  cursos: aquí


Atención especial para alumnos del extranjero: www.circuloaleph.com/chile

¿Te cuesta perdonar?

www.serfeliz.net 

Una clave fundamental para perdonar es practicar el ponerse en el lugar de la otra persona. A veces no se puede comenzar con quién se siente rencor y es más fácil practicarlo en otros. La idea es ir desarrollando esta habilidad.

Elige una persona determinada y formúlate las siguientes preguntas:

¿Cuáles son sus pensamientos más importantes?

¿Qué condicionamientos de la infancia tendrá dentro de sí?

¿Cómo habrán sido sus padres? ¿Qué educación habrán tenido? ¿Qué condicionamientos?

¿A qué le teme? ¿Cuáles son sus miedos?

¿Cuál es su religión? ¿Cree en la inmortalidad? ¿Cuál es su visión de la vida?

¿Cómo se define a sí mismo?

¿Cuáles son sus roles en la sociedad, además del o de los que aparecen a simple vista?

¿Qué cualidades y virtudes tiene?

¿Qué experiencias importantes y significativas habrá tenido en su vida?

Piensa que si tuvieras la edad, la crianza, los condicionamientos, la educación, los miedos y las circunstancias de la otra persona, probablemente estarías actuando de manera muy similar a como ella lo hace. 

Considera que las personas no te pertenecen, no te han pertenecido ni te pertenecerán nunca. Es además intrínseco a todo ser humano el cambio. Estamos hechos para cambiar. De modo que lo que somos en una época determinada, no lo seremos en el futuro. Quizás en algún momento hubo mucha afinidad y quizás después se requiere un fuerte trabajo de las personas involucradas para mantener una relación, porque los gustos y motivaciones cambian.

Es difícil conocerse a sí mismo, porque el observador y el observado son la misma persona. Es difícil porque se observa y se sacan conclusiones basadas en los condicionamientos, creencias e ilusiones que se pueden traer incluso desde la infancia, pero que no corresponden a la verdadera realidad del ser. Más difícil es conocer a otra persona. Y si se llegara un día a conocer totalmente, ya mañana habrá cambiado.

Hoy una persona puede ser muy sincera en manifestar sus sentimientos, pero mañana puede tener otros. Y esto no quiere decir que haya mentido al principio. Sencillamente cambió.

Por esto, una relación de pareja tiene que ser un intercambio y una comunicación constante, con sinceridad y apertura. Como ambos cambian, es un desafío muy interesante compartir y ceder cuando sea necesario. Puede ser algo muy creativo y siempre nuevo. Pero es una labor de ambos. Los dos son responsables. Debe haber siempre un clima de confianza que permita comunicarse íntimamente con sinceridad y honestidad.

Y si alguien no lo ha sabido hacer, es porque no ha tenido el conocimiento ni la madurez suficiente para lograrlo. Nada sacamos con culparlo por sus actos.

El pasado ya no existe. Sólo sirve como una experiencia hacia el futuro. Y esta experiencia será provechosa y liberadora en la medida que se perdone y nos perdonemos. Lo que vivimos en el pasado con otras personas son experiencias que todos debíamos experimentar para aprender. Lo que importa es vivir el presente de manera nueva, abierto a todas las posibilidades que se nos abren. Si te quedas en el pasado, te paralizas. Libérate de tu pasado. Imagina que echas los recuerdos desagradables o que te perturban a un gran baúl el que después arrojas a un río. Al mismo tiempo, guarda y alimenta un cuaderno con tus recuerdos gratos: fotos, recortes, menús de restaurantes, tickets de entradas a espectáculos, pasajes, etc. Te servirán para tu vejez y verás que la vida no ha sido tan mala contigo.

Tus emociones negativas (rencores, celos, envidias, etc.) no son responsabilidad ni culpa de los demás. Sólo tú eres quien las alimenta y permites que te enfermes a causa de ello. Cultiva los buenos sentimientos, acostúmbrate a ver el lado positivo de todas las personas, construye nuevas amistades y así dejarás de alimentar las emociones perturbadoras, las que morirán de inanición.

Ni el pasado ni el futuro existen. Son sólo ilusiones fantasmagóricas. Lo que existe es el presente, este instante. Y del modo como vivas este instante, dependerá tu futuro. Hoy puedes construir un mañana feliz, libre y en paz. Es tú decisión ser feliz.

Sergio Valdivia

Sonrisa fuerte

www.serfeliz.net 

Todas las personas vivimos en algún momento de nuestra vida algo que nos marca y condiciona. No me refiero a las pequeñas cosas cotidianas, aunque éstas también tengan su importancia, sino a aquello que te deja huella, que te marca.

Normalmente son situaciones que no nos son agradables, lo cual ya nos debería hacer reflexionar, porque estamos acostumbrados a vivir buscando lo fácil, lo cómodo, lo superficial y resulta que, cuando la vida nos trae algo difícil e inesperado, somos capaces de sacar de lo más profundo de nosotros mismos cosas que jamás hubiéramos imaginado.

Yo era lo que se puede considerar una mujer normal. Educada en una familia de clase media y no muy estricta en sus normas morales ni religiosas. Sabía, porque así me lo habían enseñado, lo que se esperaba de mí y así fui organizando mi vida. Me casé, tuve una hija y mi matrimonio era, como todos los demás, normal, es decir, acomodado, con una buena imagen en el exterior, (jamás habíamos discutido ni nos habíamos peleado), y ni pizca de romanticismo ni emoción porque eso, ya se sabe, sólo sucede en el cine.

De vez en cuando tenía un "arrebato" de esos que nos dan a todas las mujeres y empezaba a soñar con una vida distinta, una vida propia en la que hubiera aventura, emoción, y una razón para sonreír. Al final lograba controlarlo y volver a la normalidad, es decir, al vacío, a la nada.

Pero en lo más profundo de mi interior había una voz que me gritaba, que me decía que me ahogaba, que necesitaba algo distinto, algo que no encontraría jamás si no luchaba por ello. Un día llegó a mis manos una oferta de un viaje a una reserva india.

Nada más tenerla entre las manos me puse a temblar.

No era lo que decía ni las maravillas que proponía, para mí era la respuesta a un S.O.S. que había lanzado a las estrellas, al cosmos y que sólo yo conocía.

Con muchas dificultades, y no económicas precisamente, conseguí mi objetivo. Fui sola porque este viaje necesitaba hacerlo libre de responsabilidades y obligaciones y sin nadie que me dijera qué tenía que hacer o cómo tenía que comportarme.

Los primeros días en la reserva fueron muy superficiales, el guía nos llevaba de un sitio a otro mostrándonos cómo vivían los indios, sus casas, sus ritos, sus costumbres, pero aquello era todo artificial, prefabricado para contentar las pupilas del hombre blanco.

Los días pasaban y cada vez me encontraba más incómoda, yo necesitaba algo distinto, algo que sacudiera mi vida, no había hecho este viaje para ver bailes y escuchar leyendas. Así que una mañana, cuando todo el grupo se preparaba para visitar las montañas sagradas, fingí encontrarme mal y me quedé sola en el albergue que teníamos preparado dentro de la reserva. El grupo marchó en el autocar, yo esperé un tiempo prudente y salí al exterior.

Por primera vez en todos esos días me sentí cómoda. Caminé muy despacio entre los indios, jugué con los niños, vi cómo las mujeres preparaban la comida y respiré la sencillez, la alegría y la paz que emanaban sus vidas.

Caminaba sin dirección definida, libre, dejándome guiar por una mano suave que me llevaba hacia mi destino, hacia mi futuro. Llegué cerca de una cabaña que estaba sola. Allí, como ya nos habían dicho el primer día cuando visitábamos la reserva, vivía la bruja de la tribu.

Me quedé a unos diez pasos delante de la puerta, inmóvil, ausente, una joven se acercó a mí y me preguntó qué quería, y le contesté que quería conocer a la bruja.

Entonces la joven me preguntó para qué quería verla, y yo le empecé a hablar de mi, de la soledad y del vacío de mi vida.

Mientras me escuchaba empezó a dibujar en el suelo con un palo, al principio eran simples líneas y círculos que no me decían nada, pero después de un tiempo empezaron a formarse figuras, caras que yo conocía, la de mi madre, la de mi marido, la de mi hija, y al final mi propia cara. Me quedé muda, ¿cómo podía aquella mujer conocer sus rasgos con tal perfección? Ella sin levantar los ojos del suelo empezó a decirme:

"La vida de toda persona tiene un antes y un después. Esto que yo he dibujado es tu antes, tu vida, los seres que te acompañan y forman parte de ti. Tú no eres tú, eres la mezcla de ellos, de tu sociedad, cultura, tradiciones y temores. La vida del hombre blanco sólo mira para el antes pero tú vienes aquí a buscar el después, el futuro, tu sueño.

Pero para entrar en tu futuro debes olvidarte del antes y comenzar una nueva vida en la que aprendas a escuchar tu voz.

Debes encontrar a la mujer que vive en ti, a la mujer que siempre silenciaste, a la que no tiene miedo a disfrutar, a dejar libres sus sentimientos, a manifestar sin esquemas su amor.

La mujer que busca su belleza dentro y que no necesita del hombre para sentirse mujer.

La mujer valiente capaz de enfrentarse con sus propias mentiras.

Hay una mujer dentro de ti, una que es capaz de saltarse todas las normas, de pactar con sus deseos más íntimos, con sus sueños más locos, que sabe que dentro de ella hay un volcán con una fuerza tan poderosa que si lo libera nadie nunca más la podrá dominar".

La joven india levantó los ojos y me miró, miró dentro de mi alma, de mi necesidad. Su mirada era de fuego. Entonces comprendí que ella era la bruja, la mujer sagrada, la que conocía los secretos ocultos que la mujer guarda en su interior. Era bella y salvaje, dulce e inocente, fuerte y sensible. Y sus brazos me rodearon y me hicieron llegar a otra dimensión.

Entonces supe que ya nunca volvería a vivir como antes, que se abría un camino nuevo ante mí y que yo quería descubrirlo.

Elena G. Gómez

Importante

Liberando tu vidaLiberando tu Vida

Otro vídeo de Sergio Valdivia

Producido por Círculo Aleph

Sergio Valdivia explica aquí las consecuencias de marchar por la vida con lastres del pasado y cómo comenzar a liberarse de ellos.

Lo hace combinando enseñanzas sobre apreciación musical de una obra de un destacado compositor español. Con humor, busca ambientarnos en su pensamiento utilizando español de España en su explicación.

www.circuloaleph.com/peliculas/liberando_tu_vida.htm

Como no naciste...

www.serfeliz.net 

¿Cómo saber quién es realmente una persona? ¿Quién soy yo realmente? La dificultad está en que las personas se acostumbran a identificarse con su ego, con ese ser que cumple diversos roles: padre, madre, hijo, ingeniero, abogado, obrero, católico, musulmán, etc. El ego se reviste de pensamientos, a veces positivos a veces negativos. El ego se llena de emociones.

Pero tú no eres ni tus pensamientos, ni tus emociones, ni tus roles. Eres un ser esencial, un ser espiritual, un ser humano revestido de una personalidad que puede adoptar muchos matices. 

Por eso tú puedes cambiar mucho y muy favorablemente. Como no naciste con pensamientos perturbadores, derrotistas ni negativos; como no naciste con depresiones ni inseguridades; como no naciste con celos, rencores o intolerancias; como no naciste con... , entonces puedes cambiar todo esto por ideales, sentimientos y emociones más favorables.

Cambia de roles, de pensamientos y emociones, y no te morirás.

Porque tú no eres tú ego. Eso es otra cosa dentro de ti. Tú eres un ser, un ser especial y único en el universo. Y hay al menos una persona en el mundo que te ama sin condiciones. Al menos quien te escribe esto, te ama.

Si te cuesta descubrir tu ego, te puedes inspirar en esta historia de Anthony de Mello:

Érase una vez un científico que descubrió el arte de reproducirse a sí mismo tan perfectamente que resultaba imposible distinguir el original de la reproducción.

Un día se enteró de que andaba buscándole el Ángel de la Muerte y, entonces, hizo doce copias de sí mismo.

El Ángel no sabía cómo averiguar cuál de los trece ejemplares que tenía ante sí era el científico, de modo que los dejó a todos en paz y regresó al cielo.

Pero no por mucho tiempo porque, como era un experto en la naturaleza humana, se le ocurrió una ingeniosa estratagema.

Regresó de nuevo y dijo: «Debe de ser usted un genio, señor, para haber logrado tan perfectas reproducciones de sí mismo, sin embargo, he descubierto que su obra tiene un defecto, un único y minúsculo defecto».

El científico pegó un salto y gritó: «¡Imposible! ¿Dónde está el defecto?».

«Justamente aquí», respondió el Ángel mientras tomaba al científico de entre sus reproducciones y se lo llevaba consigo.

«Todo lo que hace falta para descubrir al 'ego' es una palabra de adulación o de crítica». 

Sergio Valdivia

Testimonios

Apreciado Sergio:

En tu último envío de Ser Feliz encontré publicado el artículo Relaciones de amor, le colocaste entre paréntesis (desconozco el autor). Quiero informarte que yo misma redacté este artículo y lo hice porque veo que muchas personas sufren cuando terminan sus relaciones o a causa de la búsqueda de aquel ser que se quiere encontrar. Quise colaborar de esta manera y que ojalá las personas que tienen esta clase de situaciones les pueda servir de algo. Ya es la segunda vez que me publicas lo que te envío.

Agradezco mucho tu atención. Cuando te envíe algo y no sea de mi autoría te lo indicaré, pues algo que hay que respetar mucho son los derechos de autor. 

Mil gracias Sergio y que el Señor derrame sobre ti sus bendiciones y de esta manera sigas aportando tu granito de arena para quienes así lo necesitamos. 

Ethel Saavedra García, Cali, Colombia.


Resp.: Gracias Ethel. En la revista que irá a internet va tu nombre bien puesto.


Estimado profesor Sergio Valdivia:

Soy una joven suscrita a su revista y revisando su ultima entrega me he dado cuenta que lo que me cuesta es perdonar. Por razones de trabajo debo compartir todos los días con mi ex pareja al cual nunca he perdonado del todo. Después de 1 año y medio de relación de di cuenta que él había tenido otras personas y pareció no importarle. La verdad es que cada vez que lo veo.... lo único que siento es rabia y de hecho no lo hablo, pero no puedo seguir toda mi vida igual...

De la misma forma, uno de mis superiores me humilló a finales del año pasado. Ahora soy incapaz de hablar con esta persona y siento que sólo me busca para que yo le comente a mi jefe acerca del cambio de actitud de esta persona. De hecho su estabilidad laboral peligra porque es una persona conflictiva. Yo sé que no es lo mismo, pero tampoco soy capaz de perdonarlo 
Si puede publicar esta carta y sobre todo algún comentario suyo al respecto se lo agradecería. Saludos. 

Erika M., Santiago, Chile.


Querida Erika, me demoré un poco pero, en fin, ya está. Te dedico el primer artículo de hoy.

Un abrazo, Sergio.


Gracias por sus buenos consejos. Me han servido mucho, me gustaría que me dieras unos consejitos acerca del perdonar y olvidar con relación a los hijos, que se olvidaron de su madre. Es algo que llevo dentro de mi corazón. Por más que trato de sacarlos, no he podido. Mi caso es el siguiente: vine a este país con toda mi familia, mis hijas tenían 9 y 10 años. La felicidad me duró 6 meses pues mi ex-esposo me dejó por mi mejor amiga y mis hijas, después de darse cuenta de esto, se fueron con él, y nunca se acuerdan de mí. Me gustaría que me ayudaras para así tener mi corazón sin esta pena. Muchas gracias.

Elizabeth, New Jersey, U.S.A.


Resp.: Elizabeth, también para ti está dedicada esta Revista.

Sr. Sergio Valdivia, junto con saludarlo cordialmente, quisiera hacerle una pregunta, la cual espero no le moleste: ¿cuál es su edad?

Por qué se preguntará usted. Yo lo ubico a usted desde hace más de 15 años y veo que no envejece para nada. ¿Cuál es la receta para lograr eso?

Espero no ser entrometido, le saluda atentamente,
Luis Vera


Resp.: Luis, trata de sacar la cuenta: 20 años en radio..., 30 años de rector de un Instituto de Desarrollo Personal... 31 años en Hipnosis y Reprogramación Mental...

Uno de los "secretos" para mantenerse joven está precisamente en no estar pendiente de la edad. Tanto es así, que cuando me la preguntan tengo que empezar a sacar las cuentas, recordar el año en que nací y el año en que estoy. (En todo caso, nací el siglo pasado, je, je).

Luego, tenemos la actitud mental positiva, amar a todas las personas de modo que me liberé de emociones negativas hace mucho tiempo, tomar lo bueno de la vida y de las personas, sonreír, servir desinteresadamente al prójimo, tomar las cosas con relativa calma y no creerse el gerente del mundo, estar al tanto de los nuevos descubrimientos y nuevos pensamientos, tener una actitud de constante asombro ante las maravillas del universo y ser feliz de comunicarse con otro ser humano de manera intensa y profunda. De este modo, Luis, tienes paz y serenidad, alegría y comprensión. Así salen menos arrugas, caminas más erguido y te mantienes vital siempre. Quizás por todo esto, parezco no envejecer mucho. Además, comencé todo esto excepcionalmente joven, cuando mis amigos todavía se la pasaban jugando a la pelota en la calle.

Muy gratos por estas lecturas, por el esfuerzo de escribirlas. Es verdadera la necesidad de profundización en nosotros en muchos momentos para encontrar la mejor manera de hacer las cosas, y podemos escoger las cosas que pensamos, las que ingresan a nuestros sentidos. Es necesario aquello, para poder encontrarnos a nosotros mismos dando una compañía agradable como mencionó usted.

Espero lea mi carta, soy una mujer peruana joven con muchos deseos de progresar contribuyendo siempre con mi sociedad para que el cambio también sea para los demás. Me despido y espero volver a escribir, que no es sólo un impulso, es transmisión de nuestro pensamiento personal, y se comparte con todos.

Que vaya todo bien y que la paz prevalezca.

Katy Dávalos, Perú.


Hola Sergio, gracias por los artículos que me has enviado, en verdad son ejemplos reales de nuestra vida. Los tomo en cuenta para mi fortalecimiento personal. Desearía me enviara un artículo de ejemplos como las personas se hacen a sí mismas, que valoren lo que tienen y que superen barreras y busquen ser más prósperos en la vida tanto afectiva, emocional como laboral.

Gracias por el artículo.

Norma Márquez H.


Sr. Sergio Valdivia Correa.

Hace muy poco tiempo empecé a leer su revista y créame que me siento muy impresionada por la forma en que usted utiliza este medio para hacer el bien a los demás. Hace muchos años, en la época de Cristo, las personas miraban ángeles en su camino, y esto era común, y las personas podían contarlo a sus vecinos y familiares con toda confianza porque no había ningún temor de que se les dictara como locos o medio locos. Pero poco a poco las cosas fueron cambiando y a lo largo del tiempo las personas comenzaron a ser más incrédulas cada vez, de modo que en la actualidad, si alguna persona dice que vio un ángel, corre el riesgo de que se le tilde de demente y de “pobrecito porque perdió la razón o la perspectiva”.

Entonces, Dios pensó que no era posible dejar de mandar ángeles a la Tierra, porque los hombres solos no podrían subsistir. Los ángeles son como escapes de la existencia humana, son la sabiduría de Dios transmitida los hombres.

Entonces Dios tuvo que valerse de las personas que nos rodean para utilizarlas como ángeles, de modo que con la ayuda de unos, otros logren sobrevivir y es así como la humanidad aún hoy día, sigue viendo ángeles, aunque crea o no en ellos.

Todo esto se lo digo porque creo que usted está actuando como los ángeles al transmitir a tantas personas los mensajes que se difunden a través de su revista. Gracias por ser ese escape para la humanidad y por uno de los ángeles de hoy en día.

Espero que Dios lo recompense grandemente, como estoy segura que ya lo está haciendo.

Liseth Arroyo, Sabanilla, Costa Rica


Resp.: Tienes razón, Dios me recompensa con palabras tan hermosas como las tuyas. Dios te bendiga, Liseth.


Sergio recibe un saludo muy fraternal de tu amiga. 

Estaba leyendo el artículo de la Revista 153 "Venciendo los obstáculos" y para serte sincera me llamó la atención leer el nombre de Reina y tu agradecimiento. No sé, algo en mi interior me dijo: se refiere a ti. Sabes, espero que muchas personas comprendan el mensaje de la anécdota y les ayude a cambiar de alguna forma su vida. A mí me gusta leer bastante de diferentes temas, especialmente de aquellos que pueden ayudarnos a ser cada día mejores. Así que cuando encuentre algo que me parezca que puede servirle a muchas personas yo lo envío.

Por ahora me gustaría compartir una experiencia que tuve el fin de semana y por ahora lo único que puedo hacer es darle gracias a Dios por el amor que me tiene y darme una nueva oportunidad para darle un nuevo rumbo a mi vida. El fin de semana de pasado fuimos en una excursión a una de las playas de nuestro país, aunque el día estuvo algo lluvioso todo transcurrió bastante bien hasta cuando veníamos de regreso. El bus se nos atasco y nos tardamos como dos horas en desatascarlo, cuando empezamos nuestro recorrido de regreso a casa ya que estábamos aproximadamente a cuatro horas, ya estaba obscureciendo y todos veníamos tranquilos, unos tratando de dormir, otros cantando, etc. Cuando, de repente, el bus dio un gran frenazo, empezó a vibrar, luego se sintió como que iba en el aire y de repente cayó, muchos vidrios se explotaron y de repente todo quedó a obscuras y empezó el llanto de los niños y los gritos de la gente mayor. Todo fue un caos, el bus quedó a la orilla de una zanja y empezó a incendiarse. Como se pudo se abrió la puerta trasera y se empezó a sacar a todas las personas entre las que habían algunos con muchos golpes, quebraduras, etc. los más graves fueron traslados por personas que iban pasando y otras fueron llevadas en ambulancias. Fue una larga noche en la que la lluvia no paró. 

El accidente fue provocado por un camión que venía a una excesiva velocidad y se le atravesó una vaca y, debido a que la carretera estaba lisa, no logró detenerse y se estrelló contra nosotros. El camión quedó en muy mal estado y del bus no quedó nada ya que se quemó completamente en unos pocos minutos.

Gracias a Dios las personas que estaban mal ya están fuera de peligro y la mayoría ya está en sus casas. Yo por ahora todavía estoy asustada y cuando me recuerdo de lo sucedido no le encuentro otra explicación más que Dios en ese momento nos protegió de la muerte. Ha sido una de las experiencias más fuertes de mi vida. En cuestión de segundos pasaron por mi mente tantos pensamientos buenos y malos. Pero bueno, la vida continúa y tengo que tratar de aprovechar esta nueva oportunidad que se me ha dado de hacer bien las cosas.

Que Dios lo cuide y lo proteja siempre, su amiga.

Reina Muñoz, El Salvador.


Resp.: Situaciones como esta nos deben hacer reflexionar que en cualquier momento podemos perder la oportunidad de ser mejores, de amar y perdonar. No esperemos una tragedia en nuestras vidas. ¡Empecemos ya!